?>
Show

Bandana deslumbró a Córdoba en su gran vuelta

En un Espacio Quality repleto, las Popstars saciaron las ansias del público con un show al que no le faltó nada.

El público era el mismo. Como leen. EL Público que anoche cantó las canciones de Bandana de principio a fin, era el mismo que hace 15 años. En aquel entonces, la fiebre del fenómeno hipnotizaba a niños y adolescentes. Ellas crecieron, el público también. Este jueves, pasadas las 21, el Quality Espacio fue copado por esos fans que ya son gente grande y que se engancharon con la idea de revivir viejos tiempos: esa era la consigna.

A las 21.25 comenzó el espectáculo con un video que hizo llenaran los ojos de lágrimas a más de uno. Era una recopilación de lo mejor del reality Popstars, desde las primeras instancias de selección hasta la gran definición en la que Bandana nació.

Las luces se apagaron y entre medio de gritos y aplausos, Virginia Da Cunha, Lourdes Fernández, Valeria Gastaldi y María Elizabeth “Lissa” Vera aparecieron en el escenario. Llega la Noche fue el exitazo con el que rompieron el hielo.

La calidez de su presentación llegó a niveles extremos. Las chicas hicieron viajar al público con sus temas no sólo en el tiempo, sino en emociones: de la euforia a la calma, de la alegría a la nostalgia, del amor al desamor. Fue volver a la niñez, y como dijo Virginia en la entrevista previa al show, fue “jugar a ser Bandana otra vez”.

Si mi corazón se pierde, Dame una razón, Muero de amor por ti, Un demonio, 12 horas, Maldita Noche, Guapas y la lista sigue… No faltó un solo hit de esos que sus seguidores sabían de memoria, y esa memoria aguantó todos estos años porque aún recordaban las letras.

Fue mucho más que ir a ver un espectáculo de música. Fue una noche de complicidad, porque no era algo para todos, sino para aquellos que crecimos teniéndolas como ídolas. Fue una hora y media llena de recuerdos de una linda etapa en la vida de todos.

Ya con la consigna de revivir los éxitos de Bandana, el show habría sido un éxito. Pero ellas quisieron dar más. Tuvieron como objetivo mostrar que crecieron no sólo en edad, sino también artísticamente. Fueron cuatro mujeres mejor plantadas en el escenario y con sus voces y performances trabajadas al máximo.

Cinco cambios de vestuarios, luces muy bien manejadas, escenografía con una pantalla que reproducía imágenes a tono con lo que pasaba en el escenario, bombas de papel picado, coreografías perfectamente ensayadas y la actitud de las chicas que acompañó todo ese despegue sobre las tablas.

Lourdes sigue siendo la chica con actitud y un vozarrón, Lissa sigue destacándose con su energía y luciéndose con su otra pasión que es la danza, Valeria conserva aún la dulzura y simpatía por la que tanto la quieren y Virgi, la cordobesa, continúa derrochando glamour y siendo la chica sexy de la banda. Eso estuvo tal cual como era entonces.

Si tu quieres bailar… dijo Lourdes y comenzó Guapas, la canción que identificó a Bandana no sólo en el país sino en sus giras por el mundo. El famoso “Dance dance dance” fue el hit elegido para decir adiós en este viaje al pasado.

El show terminó, pero el público no se movió de sus sillas. Insistieron, insistieron e insistieron pidiendo una más. Las luces ya se habían prendido, los músicos empezaban a desconectar los instrumentos y todo hacía prever que el fin del espectáculo era definitivo.

Pero como tenía que ser, volvieron al escenario jurando que no habían hecho esto antes y pidiendo, entre risas, que se lo tomara como un gran acto de amor.

En la revancha repitieron Llega la noche y Guapas, y Córdoba aplaudió y gritó con euforia el final del espectáculo. La reacción tan positiva del público estuvo acompañada de un enorme gracias, porque estas cosas no se viven todos los días, y sólo quienes crecimos con ellas lo supimos disfrutar. Gracias por este viaje, Bandana. 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo