?>
Show

Adabel guerrero, belleza y talento

La morocha fue la figura femenina elegida por Flavio Mendoza para protagonizar junto a él el gran éxito de la temporada, “Stravaganza”.

No sólo por su belleza, sino por su talento, la bailarina Adabel Guerrero fue la elegida de Flavio Mendoza para ser la figura femenina del espectáculo más taquillero de los últimos tiempos en Villa Carlos Paz y en todo el país: Stravaganza.


Mientras desplegaba sus dotes como bailarina en el reality Bailando por un Sueño, la vedette recibió la propuesta por parte del coreógrafo y no tuvo dudas en aceptar, sabiendo que tendría un gran desgaste físico pero al mismo tiempo teniendo la seguridad de que estaría en el éxito de la temporada.


Adabel llegó a las sierras acompañada de su novio, Martín Lamela, con quien está en pareja hace cinco años y la acompaña en todas las temporadas. “Con Martín somos muy compañeros. Me acompaña a todos lados y a mí me encanta que sea así porque estando acá necesito su apoyo. Sola no podría, todo es muy pesado”, contó la morocha.


Y entre la ola de embarazos que está dando vueltas por el mundo del espectáculo, la vedette reveló tener muchas ganas de ser mamá pero considera que todavía no es el momento porque tiene que cumplir con el contrato que firmó con los productores del mega show que protagoniza. “Tengo muchas ganas de ser mamá pero quiero esperar por lo menos dos añitos, como para cerrar este ciclo y poder dedicarme a pleno a mi bebé”, comentó con una gran sonrisa.


–¿Cómo estás viviendo la temporada?
–Muy bien, muy feliz. Stravaganza es un éxito gracias a Dios y todas las noches es una fiesta. Celebramos los 100 mil espectadores, y sinceramente era algo que esperábamos porque pusimos mucho esfuerzo y dedicación. Es un show muy exigente. Tenemos una producción maravillosa que invirtió mucho, y además, hay una gran cantidad de artistas arriba del escenario y eso es algo que muy pocas veces se ve. La gente nos elige noche a noche por ser un espectáculo que nunca hubo a nivel nacional de esta magnitud y el boca a boca es lo que nos hace crecer porque la gente sale muy contenta del teatro y lo van recomendando. Eso hace que se llene todos los días.


–Recibiste el premio como Mejor Vedette en los Premios Carlos y los Premios Estrella Concert. ¿Te disgusta el rótulo de vedette?
–Es como que uno se gana el rótulo y se lo tiene que bancar. Pero a mí realmente no me molesta para nada porque si buscamos el significado de vedette es: “figura femenina o estrella de un Music Hall o de Teatro de Revista”, y eso es lo que estoy siendo yo ahora en este momento. No creo que Stravaganza entre en el rubro Revista o Music Hall porque es algo mucho más grande, pero no voy a renegar de algo que me gané con mucho esfuerzo en este último tiempo. Como dije en los Premios Carlos: en años anteriores no me dejaron participar de las ternas y nunca me pude llevar nada, así que este año poder llevarme premios a casa estuvo bueno.


–¿Cómo sigue tu año? ¿Volverías al Bailando?
–El resto del año sigo con Stravaganza y eso me pone muy feliz. En cuanto a la tele, no quiero ni hablar del Bailando porque por ahí ahora digo una cosa y después te llaman, te convencen y terminas diciendo otra. Como va a ser un año muy exigente, creo que lo mejor va a ser que me dedique sólo al teatro y durante el día siga estudiando o preparándome para otras cosas.


–Ya sos una figura reconocida y seguís estudiando…
–Sí, creo que eso es fundamental. Ser reconocida no significa ser buena en todo lo que hacés, entonces de pronto quiero seguir estudiando canto o teatro, para ir creciendo en otras cosas.


–Y de paso te alejas de los escándalos.
–Tal cual, ya aburre estar metida en escándalos y prefiero usar ese tiempo en el que uno anda de gira por todos los programas en estudiar o dedicarme a mi novio.

Siguen a pleno. Esta semana se confirmó que “Stravaganza” continuará en la cartelera del Teatro Luxor hasta Semana Santa, viniendo los jueves, viernes, sábados y domingo de marzo. Y en las vacaciones de julio, la primera versión de Stravaganza volverá a Villa Carlos Paz.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo