?>
Policiales

Tránsito: seis motociclistas murieron en un día

Una familia entera murió al viajar en un rodado menor. Dos jóvenes fallecieron en otro choque.

En menos de 24 horas, la ciudad sufrió uno de los días más tristes con la muerte de seis personas en dos accidentes de motos distintos. Pese a que hay más controles y bajó la cantidad de fallecidos, los dos tremendos choques pusieron al descubierto cómo se usan estos rodados para transportar familias enteras. 

Las víctimas fatales fueron cinco personas jóvenes mayores de edad y un menor de meses. En ambos casos se dio la particularidad de que terminaron bajo las ruedas de colectivos. 

En uno de los accidentes murieron cuatro personas y todas se conducían en el mismo rodado: entre ellas había una beba de 11 meses. El trágico hecho ocurrió en barrio Ituzaingó, cuando alrededor de las 22.25, del jueves pasado, el conductor de la moto se dio contra un colectivo de la empresa Malvinas Argentinas. El accidente se originó más precisamente en la ruta nacional 9 y la calle Vucetich, de acuerdo con lo que informó la Policía.

En el rodado menor se trasladaba una pareja y su pequeña hija, además de la hermana de la madre de la bebé, quien falleció en el lugar. Ésta fue identificada como Erica Fernández, de 20 años.

La pequeña fue trasladada hasta el Hospital de Niños, donde también falleció alrededor de la 1.40 de ayer. El conductor de la moto, Roberto Detchia (35), murió en el Hospital de Urgencias. Allí también dejó de existir horas más tarde su pareja, Evelyn Fernández, de 21 años. Ambos eran los padres de la criatura. “Los cuatro venían de la casa de la suegra, en Ciudad de Mis Sueños. Al parecer se trasladaban hasta Villa Los 40 Guasos”, dijo Roberto, el papá del conductor.

Una familia entera murió al chocar en barrio Ituzaingó con un colectivo interurbano. 

El otro siniestro fatal ocurrió sobre la avenida Malvinas Argentinas en la mañana de ayer. El accidente se produjo después de que la motocicleta en la que circulaban Fernando y José rozara con un colectivo de la empresa Coniferal, lo que desestabilizó al rodado, que terminó impactando de frente contra un Chevrolet Agile. 

Fernando, que iba como acompañante, murió en el lugar; y José, quien conducía, falleció a las 10.50 en el Hospital de Urgencias.

Estos dos casos pusieron al descubierto las cifras que maneja el Observatorio de Accidentología del Servicio de Emergencias 107, con datos alarmantes, pese a que se incrementaron en 2014 los controles a las motos. En todo el año pasado, hubo 9.500 accidentados registrados por este órgano, de los cuales el 76 por ciento fueron protagonizados por motos. 

Desde Día a Día también consultamos al subsecretario de Tránsito municipal, Pablo Farías, quien reveló que en el 90 por ciento de los controles que realiza el municipio y la Policía se secuestran motos porque “sus conductores no tienen licencias de conducir o porque faltan papeles de los vehículos”. 

Farías aseguró que se reciben quejas de quienes manejan por la dificultad para acceder a las licencias para motociclistas. Sin embargo, desde la empresa Motociclo Shop, de Emilio Graglia, dijeron que los rodados se comercializan con el casco, el seguro y el patentamiento electrónico (ver nota aparte).

Según datos de la Municipalidad, las motos protagonizan siete de cada 10 choques que se producen en la ciudad. “Se trata de un porcentaje altísimo de participación en siniestralidad vial y esto es grave teniendo en cuenta que se tratan de vehículos vulnerables. Muchos de los accidentes están ligados con la imprudencia de los conductores”, dijo el subsecretario. 

Día a Día consultó también a choferes y empresas de transporte, ya que en ambos casos fueron protagonizados por motos y colectivos. Estos dos sectores coincidieron en que son necesarios los controles e hicieron hincapié en la suba de familias que se conducen en motos. En Córdoba, los niños no pueden ser trasladados en estos medios.

Las motos se venden con casco y patentadas
Desde hace más de un año, todas las motos nuevas que se venden en Córdoba incluyen (o debieran incluir) el casco reglamentario. De esta forma, se asegura que, al menos, la familia tenga un casco y no tenga que ir a comprarlo después.

Según Emilio Graglia, titular de la concesionaria Motociclo Shop, “cada venta se hace con el casco, con el seguro y con un patentado electrónico”. Después, los mismos gestores de las concesionarias se encargan de hacer los papeles en los registros y en tres o cuatro días está la patente.

Un casco básico cuesta 250 pesos. El más barato aprobado para el uso por los organismos nacionales. Lo ideal es que se adquiera uno más caro, de mayor calidad. Estos arrancan en unos 800 o 900 pesos.

Farías: Hacen falta 2.000 inspectores para la ciudad
Según Pablo Farías, subsecretario de Tránsito de la Municipalidad, la cantidad de inspectores que hoy tiene la ciudad no alcanza para controlar lo que pasa en la calle. 

“¿Está dispuesto el vecino a pagar el costo de 2 mil inspectores de tránsito? Hoy hay 500 para 700 barrios, está claro que no es suficiente, que hacen falta unos 2 mil, pero nos tenemos que dar ese debate”, indicó el funcionario.

Farías aseguró que el accidente en el que murieron cuatro personas se produjo en una zona rural en un horario marginal, por lo que sostuvo que el problema no es el control sino la imprudencia de quienes manejan. “En la ciudad, los conductores violan absolutamente todas las normas de tránsito. Necesitamos más inspectores, pero no puede haber uno por cada habitante para controlar sus acciones. Hace falta mucha educación y en eso estamos trabajando. Esto lleva su tiempo, no vamos a ver cambios mágicos e inmediatos en conductas de los ciudadanos”, indicó.

Colectiveros y transportistas, preocupados
Los dos accidentes con motociclistas que terminaron de manera trágica fueron con colectivos, por lo que desde las empresas de transporte y los choferes expresaron sus pedidos para que se realicen más controles en la vía pública.

Desde la Unión Tranviarios del Automotor (UTA) aseguraron que los operativos no son los suficientes y que los mayores problemas que tienen los colectiveros para maniobrar son con los motociclistas que transitan por los barrios en la periferia. De hecho, que uno de estos accidentes se originó a la salida de Córdoba capital.

Entre los empresarios de las líneas interurbanas e urbanas existe la misma preocupación: los controles no son suficientes. “Los accidentes de ómnibus con motos han bajado por los controles de Policía, pero son necesarios. Nos preocupa que sí estamos observando familias en motos”, dijeron desde Coniferal. Una de las motos que impactó ayer chocó un coche de esta firma.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo