?>
Policiales

Testigo en megacausa La Perla confirmó que Silvina Parodi tuvo su hijo sustraído en la cárcel del Buen Pastor

El fiscal de la megacausa La Perla, Facundo Trotta, dijo que la declaración de la testigo Laura Marrone en el juicio dio un dato "muy contundente" de que Silvina Parodi "habría tenido su hijo (luego sustraído) en la cárcel de mujeres del Buen Pastor".

El fiscal de la megacausa La Perla, Facundo Trotta, dijo que la declaración de la testigo Laura Marrone en el juicio que se lleva a cabo por crímenes de lesa humanidad cometidos en ese centro clandestino de detención dio un dato "muy contundente" de que Silvina Parodi "habría tenido su hijo (luego sustraído) en la cárcel de mujeres del Buen Pastor".

Parodi, hija de la titular de a filial Córdoba de Abuelas de Plaza de Mayo, Sonia Torres, fue secuestrada el 26 de marzo de 1976, cuando tenía 20 años y estaba embarazada de 6 meses, junto a sus esposo, Daniel Orozco, quienes permanecen desaparecidos y el hijo de ambos, nacido el 4 de junio de 1976, fue sustraído y aún es buscado por ese organismo de derechos humanos.

Trotta dijo a Télam que el testimonio de Marrone, brindado esta semana, fue "muy importante porque permite confirmar el paso de Silvina por el Buen Pastor y también un dato muy contundente en relación a que estaba embarazada y que habría tenido su hijo cuando estaba en ese establecimiento carcelario" durante la última dictadura cívico militar.

En su declaración la testigo recordó que tras regresar del exilio en 1983 quiso comunicarse con las monjas que atendían a las presas en el Buen Pastor, para agradecerles porque habían sido generosas con ella durante su cautiverio, lo que la llevó a ubicarlas en el asilo de San Camilo en la localidad cordobesa de Cosquín.

"Lo importante del testimonio de Marrone -agregó Trotta-, es que en esa oportunidad, las monjas que estaban en el Buen Pastor, le reconocen, no solamente la presencia de Silvina en ese lugar, sino el hecho del nacimiento de su hijo".

El fiscal destacó que en ese encuentro "las monjas le aclaran que Silvina no estaba con ellas, sino que estaba separada, que por ese motivo no la había visto, lo que acredita que que estos establecimientos carcelarios legales, tenían espacios clandestinos".

Trotta añadió que con este testimonio "no solo se confirma el paso de Silvina por el Buen Pastor, sino la existencia de estos lugares clandestinos donde estuvo por lo que otras detenidas también declararon que no la habían visto".

"Estaba separada de las demás presas especiales (como llamaban a las secuestradas por razones políticas), y nos da a pensar que pudo haber sido un lugar acondicionado para una persona que estaba pronta a tener su niño".

El fiscal destacó que con esta declaración la testigo "nos permite determinar que el circuito clandestino que recorrió Silvina, era La Perla, Buen Pastor y también todo indica que Silvina paso por la Unidad Penitenciaria número 1 (Up1), donde también había lugares para tener detenidos de manera clandestina", como se constató durante una inspección ocular realizada por el Tribunal Oral Federal número 1 (TOF1) el 11 de febrero de 2014.

En relación a lo expresado por Marrone sobre que la monja Nilda Herrera, le había dicho que al niño lo habían llamado Daniel Efraín Orozco, Trotta aclaró que "eso es motivo de una investigación que se está llevando a cabo en otro juzgado que tiene a su cargo las causas por la apropiación ilegal de niños nacidos en cautiverio. En ese juicio investigamos la sustracción del niño".

En esta causa está previsto que el próximo miércoles declare, como testigo de contexto, la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Barnes de Carlotto.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo