?>
Policiales

Sospechan que Claudia Muñoz conocía a su asesino

El jefe de la Departamental Río Cuarto confió que apuntan al entorno íntimo de la comerciante asesinada de 37 puñaladas en su local de venta de ropa.

Entre las lesiones detectadas en Claudia Muñoz (51), la comerciante asesinada de 37 puñaladas en Río Cuarto, hay varias que indicarían que trató de defenderse de su agresor que, según sospechan los investigadores, es alguien a quien conocía.

El jefe de la Departamental Río Cuarto, Pedro Díaz, informó que el crimen de la mujer fue cometido entre las 16.36 y las 17.05, según se determinó mediante una testigo.

"A las 16.36, una amiga (de Muñoz) que tiene un gimnasio enfrente recibió un llamado telefónico de la mujer y la vio bajarse del auto. 'Ya me cruzo a tomar mate' le dijo la amiga y cuando cruzó, cerca de las 17.05, encontró el cuerpo", relató el jefe policial al canal C5N.

Díaz dijo que la pesquisa está "orientada" y si bien no dio datos para no entorpecerla admitió ante una pregunta que una de las líneas que se sigue apunta a un conocido de la víctima.

El jefe policial dijo que no se halló el arma en el local y que no hay cámaras de seguridad en el lugar ni en la zona, por lo que se aguardan algunos estudios complementarios a la autopsia para ver si hay rastros del asesino, entre ellos de restos encontrados debajo de las uñas de Muñoz.

"Tiene cortes en la mano como si se hubiera defendido pero no tenemos el informe aún. Ella fue atacada por el costado izquierdo del cuerpo, fueron 37 heridas punzocortantes y una sola es la que le produce la muerte, que es la de zona inguinal que hace que se vaya en sangre", añadió Díaz.

El comisario dijo que la mujer estaba "totalmente vestida" lo que hace descartar en principio la pista del abuso sexual y precisó que el ataque fue cometido en un probador del comercio.

Muñoz fue hallada asesinada en el interior de su local "Mi Sol", situado en San Martín al 2000, de Río Cuarto, a unos 220 kilómetros al sur de la capital cordobesa.

La causa está a cargo del fiscal Fernando Moine, quien como primera medida ordenó entrevistar al marido de Claudia, aunque se constató que, a la hora del asesinato, el hombre estaba en su trabajo, en otra parte de la ciudad. 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo