?>
Policiales

Seis testigos en el inicio del juicio por el femicidio de Paola Acosta

Marina dio un crudo testimonio de las últimas horas antes del crimen de su hermana y la forma en que se enteró de la muerte. También habló la hermana de Gonzalo Lizarralde. El único imputado se abstuvo de hablar.

Con un crudo relato de las últimas horas previas al crimen de Paola, más los padecimientos que debió afrontar la mujer para que Gonzalo Lizarralde asumiera la paternidad de la nena, Marina Acosta abrió este miércoles la rueda de testimonios en el juicio por el femicidio de Paola y el ataque a la pequeña Martina. 

En la Cámara 11ª está integrado por Susana Frascaroli, Graciela Bordoy de Pizzicari y Daniel Ferrer Vieyra y por jurados populares, se inició el proceso en el cual Lizarralde es el único imputado por el femicidio de Paola y por el femicidio en grado de tentativa de su hija Martina, cometidos el 17 de septiembre de 2014. 

El acusado, en tanto, respondió el interrogatorio de rigor –en el que dijo que tiene dos hijas, Martina Lizarralde y Luz Candela, de quien no recordó su segundo nombre– y luego se abstuvo de declarar. 

En la primera audiencia declararon, además de Maru, la hermana de Gonzalo, Valeria Lizarralde, los dueños de la pizzería del frente de la casa de Paola, un vecino del mismo edificio y uno de los encargados de lavar la camioneta ese jueves 18 de septiembre. 

Durante casi dos horas, Marina dio precisiones de cómo Paola había sufrido innumerable cantidad de veces los desprecios de Lizarralde, quien tras conocer la noticia del embarazo había dejado de atenderle el teléfono. Ella se comunicaba con Valeria, su hermana, y le pedía que intercediera por el bien de la nena. 

Una vez reconocida Martina, en agosto de 2014 previo ADN por orden judicial, Lizarralde debía abrir una cuenta para depositar la cuota alimentaria y anotar a la niña en la obra social, pero ninguna de esas cosas sucedían pese a la insistencia de la mujer. “A Paola la plata no le alcanzaba, pero por sobre todo ella quería que Martina tuviera a su papá”, contó. 

El día más triste. Sobre el día más triste, recordó que ese domingo la llamaron por teléfono diciéndole que las habían encontrado, y que Martina estaba en la Casa Cuna. “Estábamos con mi mamá en la casa de Paola, y salimos corriendo a verla... preguntábamos por Paola, y no nos decían nada, hasta que vi en la página de La Voz que la habían encontrado muerta, después lo confirmó una policía”, relató. 

“Martina hoy está dentro de todo bien, viviendo su realidad que no es común… no tiene a su mamá, tiene que ir al psicólogo y tiene que ver y tratarse las cicatrices en el pecho”, narró Marina, y aclaró que los hermanos más grandes viven desde entonces con su papá. 

“Se ven, pero no tanto porque vivimos lejos”, apuntó. 

La hermana de Lizarralde. Valeria Lizarralde recordó ante el Tribunal cómo había sido su contacto con Paola cuando ella, embarazada, pretendía el reconocimiento de Gonzalo. “Él nos había comentado del embarazo, y como familia consideramos que era oportuno el ADN que él pedía. Si daba positivo, Gonzalo iba a asumir no sólo la responsabilidad económica, sino todo lo relativo a la relación familiar”, declaró. 

Y luego hizo hincapié varias veces en que no tenían una relación como tal, sino encuentros esporádicos. 

El caso. Paola y Martina desaparecieron el 17 de septiembre de 2014, luego de salir del departamento para encontrarse con Gonzalo Lizarralde, quien iba a pagar la primera cuota alimentaria por la nena. Hubo marchas y manifestaciones, y tres días más tarde la Justicia detuvo e imputó a Lizarralde. 

El domingo 21 de septiembre, minutos antes de las 8, una empleada de una panadería divisó el cuerpo de Paola en el interior de la alcantarilla. A su lado, Martina había sobrevivido 80 horas. 

Detalles. Juan Sarmiento es el abogado que representa a la querella, mientras que Walter Ferrero es el defensor del imputado. El fiscal de Cámara Diego Albornoz, aseguró que "hay una secuencia importante de indicios" para creer que el imputado es el autor del crimen. 

Mirá un repaso por las cinco claves que complican a Lizarralde según la prueba colectada durante la investigación. 

A un año del crimen, hicimos un repaso por los momentos más lindos de los 36 años que Paola vivió, y llenó de sonrisas a su gente querida. 

Imagen interactiva

Si estás navegando desde el celular, hacé clic para ver la imagen completa.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo