?>
Policiales

Rafael Sosa: No puedo estar en los zapatos de 400 policías

Lo dijo el detenido exjefe de Drogas Peligrosas, Rafael Sosa. No acusó a ningún subordinado, pero tampoco puso las manos en el fuego por quienes estaban bajo su mando.

Rafael Sosa rompió el silencio mediático para desmarcarse de la causa que lo tiene preso desde los últimos minutos del 11 de septiembre. Y aunque señaló que no incriminó a nadie, le sacó el cuerpo a los delitos que se le imputan con una “figura” que lo dice todo: “No puedo estar en los zapatos de los 400 policías de Drogas Peligrosas. Cada uno responde conforme a las jerarquías”.

Y agregó: “Jamás deslindé responsabilidades, yo simplemente aclaré cuáles son las responsabilidades de cada uno. Al lado tengo un compañero que nunca recibió una orden mía (por Mario Ossorio, custodio del boliche Palmira)”.

Marcar las “responsabilidades de cada uno” fue el modo que halló Sosa para dejar en claro que si cae más, no lo hará en soledad. El jueves, durante la declaración indagatoria, mencionó a varios policías que participaron de los operativos antinarcóticos que son analizados por la Justicia federal, incluyendo a –por lo menos– tres comisarios.

El viernes, en la entrevista con Cadena 3, Sosa negó que haya apuntado a subordinados. Lo mismo señaló su abogado defensor, Gustavo Franco: “En función de él, aclaró cuál era la actividad suya y de cada uno de quienes estaban por debajo”, dijo.

Ahora, el Juzgado Federal Nº1 citaría a todos los mencionados por Sosa, aunque no está definido quiénes podrían hacerlo como testigo y quiénes como imputados (si los hubiere).

En esta megacausa, Sosa es investigado por dos motivos (y varios hechos): su participación como integrante de la Plana Mayor de la Policía en un “sospechoso” operativo de rescate de un secuestro a uno de los dueños del boliche Palmira y, el otro, el aparente descontrol en Drogas Peligrosas, dependencia de la cual él era el máximo responsable.

De las acciones” vidriosas” de Drogas que están bajo análisis de la Justicia federal hay tres grandes ejes.

1- La utilización de manera ilegal de (al menos) un agente encubierto: Juan “el Francés” Viarnes, el arrepentido que desató el escándalo.

2- La connivencia con narcos.

3- Los cientos de expedientes judiciales que Drogas Peligrosas habría “cajoneado” a la Justicia federal en los últimos cuatro años.

Sosa. Es en este complejo esquema de causas en el que Sosa, al señalar que había múltiples responsables de los operativos e intervenciones, buscaría –entienden en el Tribunal Federal Nº1– “distribuir, dividir y diluir” las responsabilidades. Su responsabilidad.

El viernes, en la entrevista radial, señaló: “De la causa no voy a hablar porque no quiero poner palos en la rueda. Desde el primer día opté por estar a disposición de la Justicia, opté por dejar del cargo y opté por colaborar”.

Admitió que los delitos que se le imputan son “graves”, pero declamó su inocencia: “Respondí todas las preguntas, no tengo nada que ocultar. Me siento extraño, como que no entiendo algunas cuestiones; cómo, de la noche a la mañana, me ‘convertí’ en narcotraficante”.

Jefes. Tres más. Rafael Sosa mencionó como responsables de operativos sospechosos a tres comisarios inspectores.

--------------------------------------

Droga lacrada. En bolsas de nailon transparentes y precintadas, con el acta del secuestro a la vista. Así fue secuestrada la droga encontrada ayer por Drogas Peligrosas en un operativo. La imagen tiene la intención de revertir la imagen negativa hacia la fuerza luego de que se desatara el escándalo por el que están imputados –hasta ahora– nueve personas. De estas, seis están detenidos a disposición de la Justicia federal. En el primer allanamiento a Drogas Peligrosas, la Justicia federal informó que halló en dos oficinas de la dependencia droga en “irregular estado”, es decir por fuera del protocolo establecido por la Justicia.

--------------------------------------

El fiscal dijo de Sosa. “Sosa no señaló con el dedo a nadie, pero hizo una descripción de sus actividades, en el marco de los hechos que se le imputaron, que podrían involucrar a otras personas. En su descargo, hace citas y menciona a personas que luego podrían ser imputadas”. Así, el fiscal federal Enrique Senestrari –a cargo de la investigación– explicó que el exjefe de Lucha contra el Narcotráfico mencionó a un número no precisado de policías de Drogas Peligrosas, aunque no acusó a ninguno.

El viernes a la noche, el fiscal fue un paso más y adelantó a Radio Nacional que “es altamente probable que haya nuevas detenciones” en los próximos días. Según Senestrari, a medida que se escarba surgen más pruebas que ratifican las hipótesis que tiene la Fiscalía federal.

------------------------------------------

De importante golpe, a fisco. El 9 de abril de este año, esta coqueta casa de Carlos Paz fue allanada.

Rafael Sosa anunció que la caída de “el Gaby” y los dos tucumanos era un golpe letal al narcotráfico. Según la declaración del agente ilegal Juan “el Francés” Viarnes, él y Sosa estaban apostados en la ruta a la espera de los dos tucumanos que traían la cocaína para Ludueña. Y Viarnes afirmó en el programa ADN que parte de esa droga incautada se la quedaron los integrantes de la brigada.

-------------------------------------------

Crisis en datos. La sensación de que ésta es la peor crisis de credibilidad de la Policía de Córdoba desde el regreso de la democracia parece confirmarse con el resultado de una encuesta realizada por la semana pasada por el consultor Gustavo Córdoba: el 70 por ciento de los cordobeses encuestados desconfía de la Policía. El estudio confirma que la seguridad es la principal demanda de la sociedad cordobesa.

Además, el 49 por ciento de los consultados sostiene que la Policía está peor que el año pasado, y un 32 por ciento dice que está igual de mal que en 2012.

De acuerdo con este estudio, el 79 por ciento afirma que el escándalo en Drogas Peligrosas es responsabilidad de la Policía, excluyendo al Gobierno provincial. Éste fue el único dato celebrado en el Centro Cívico ante la desoladora visión de la Policía que tienen los cordobeses de este muestreo.

Asimismo, el 90 por ciento reclama “una profunda reforma” de la Policía. Como se recordará, la designación de un civil frente a Drogas, anunciada por De la Sota, fue congelada hasta después de las elecciones de octubre. En un mismo sentido: el 55,5% sostiene que la de Córdoba no es la Policía “con más problemas de drogas del país”.

------------------------------------------------------

Un “narco” pidió la nulidad. Cuando la Policía allanó un caserón de Carlos Paz, en abril de este año, se informó que se trataba de un golpe al corazón del narcotráfico en Córdoba: Gabriel Ludueña estaba preso, sospechado de ser un importante proveedor de cocaína de máxima pureza: alita de mosca.

Ahora, y luego de que el imputado de 33 años declarara ante el Tribunal Federal Nº1, sus abogados reclamaron la nulidad de la causa en la que fue apresado. Se basan, entre otros puntos, en la actuación de Juan “el Francés” Viarnes, un aparente agente encubierto que actuaba ilegalmente con distintas brigadas de Drogas Peligrosas.

Según Viarnes, de la lujosa casa de Ludueña habrían salido 400 mil dólares falsos que fueron llevados a sus casa. De esa plata trucha, el ahora arrepentido había usado 60 mil para comprar tres vehículos. En julio, los estafados hallaron a Viarnes en una estación de servicio y le pegaron con ganas hasta que llegó la Policía y se los llevó a todos a la comisaría. Luego, la Justicia federal allanó la casa de Viarnes y encontró el resto de los dólares falsos.

A los pocos días, el 22 de julio, Viarnes comenzó a declarar ante la Justicia federal.

En ese operativo también fueron detenidos (en Sinsacate) Ricardo Gustavo García (41) y Juan Luis D’Andrea (44). Con los mismos argumentos de Ludueña, estos dos tucumanos reclamarían lo mismo: que la causa se caiga.

En abril, Rafael Sosa informó el “exitoso” operativo: dijo que la Policía había secuestrado droga y pasta base por un monto que ascendería a 1,5 millones de pesos.

El jueves último, Sosa contó que Juan Alós, el policía que apareció muerto, fue el jefe de ese operativo.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo