?>
Policiales

Qué pasó con el cuerpo de "El Rubio del Pasaje": el juicio no lo esclarecerá

La Fiscalía y la querella solicitaron la absolución de Aldo Monje (37) y pidieron que se investigue la desaparición de Facundo Rivera Alegre, dado que en el proceso no hubo pistas contundentes. El fiscal solicitó 11 años para el acusado del homicidio y el querellante, la absolución. Final abierto en un caso emblemático. 

El juicio por la desaparición de Facundo Rivera Alegre (19), "El Rubio del Pasaje", arrojará una sola certeza: no se tiene la mínima idea de dónde están sus restos. 

Una segunda certeza, ligada a la primera, es que el exempleado municipal Aldo Monje (37) será absuelto por la "duda insuperable" de su participación en la cremación del cuerpo en el Cementerio San Vicente. 

Acaso se resuelva quién lo asesinó, pero para ello hay un final abierto hasta el viernes, cuando el Tribunal dicte sentencia y se sepa si se inclina por el alegato del fiscal Diego Albornoz o del querellante Claudio Orosz. La diferencia es sustancial: el primero dio por probada la acusación que compete al homicidio, y que señala que Facundo Rivera Alegre fue asesinado el 19 de febrero de 2012 por Pablo Rearte (31) y su hermano K.L., dos de los hijos de María del Carmen "La Colela" Rearte, durante una pelea por una "transa" en barrio Maldonado. De allí que pidió 11 años de cárcel contra Rearte por "homicidio agravado por el uso de arma de fuego", en tanto que sobre K.L. se limitó a solicitar la intervención de la Justicia de Menores, dado que tenía 15 años al momento del episodio y es inimputable.

Es decir que, para Albornoz, se probó el homicidio de Facundo, pero no el destino final del cuerpo.

La querella, en tanto, planteó contradicciones y dudas sobre la etapa de la instrucción y consideró que se debe absolver a todos los acusados porque "no hay grado de certeza" de que Facundo haya sido asesinado cuando compraba cocaína a los "Colela". En este sentido, Orosz (quien representa a la madre de Facundo, Viviana Alegre) dio por hecho que lo único que se probó fue que "El Rubio" asistió aquella lluviosa madrugada al baile de Damián Córdoba en el Estadio del Centro. De allí en adelante, un misterio.

Los abogados de Monje, K.L. y Rearte pidieron sus absoluciones. En el caso de los dos primeros, no tienen de qué preocuparse. La situación del tercero será un enigma a final abierto que, más allá de cualquier sentencia, continuará sumergida en dudas.

¿Dónde está "El Rubio"? Un misterio que el juicio no responderá.

Homicidio sí, desaparición no. Entre otros testimonios, el fiscal Albornoz se basó en el de G.O., llamada "la estrella" dado que según la acusación fue la única persona que presenció cuando Facundo compró 50 gramos de cocaína, se peleó con los "Colela" por su supuesto billete de 100 pesos falsos y fue baleado en la cabeza. Su cadáver fue luego subido en un automóvil y llevado a un destino desconocido. 

"Está probado que Pablo Rearte participó en todo", alegó el fiscal, para quien además "existió el hecho de la cremación" en San Vicente, pero no se pudo probar "que Monje haya sido el autor". "Por ello se debe investigar la pista aportada por un vecino que escuchó cuando Rearte decía que iba a buscar a 'Munin' para desaparecer el cuerpo", señaló el fiscal. Según se probó en el juicio, "Munin" es el apodo de Mariano Humberto Romero, el empleado municipal que estaba a cargo de los viejos hornos crematorios en 2012. 

"Solicito que el Tribunal remita la causa a un fiscal para que investigue este nexo entre Rearte y 'Munin'", manifestó. "Aldo Monje no tiene la estructura ni la capacidad para cremar un cuerpo por su cuenta", afirmó. Para Albornoz, está demostrado que Facundo salió del baile de Damián Córdoba y se dirigió a Maldonado a comprar cocaína por encargo del acordeonista Luciano Calderón, quien a cambio había prometido llevarlo esa misma madrugada con la banda a Tucumán, donde "El Rubio" tenía pensado encontrarse con una mujer. 

Para ello citó diversos testimonios de amigos y conocidos que compartieron las últimas horas con Facundo, y luego golpeó duro al cuartetero Luciano Calderón, de quien pidió que sea investigado "por falso testimonio", ya que el músico dijo ante el Tribunal que a Facundo lo conocía de vista y que jamás había mantenido contacto con él. En este sentido, el fiscal citó la autopsia psicológica de la instrucción, donde se lee textual: "Existe la posibilidad de que Facundo Rivera Alegre llevara a cabo el acto de compra de drogas ilegales en los puntos de venta que le ordenara otro consumidor que quería evitar la exposición. Específicamente, en los bailes de cuarteto suelen utilizarse para esta actividad a jóvenes bailarines socialmente vulnerables". 

"Solicito que se dé aviso a la Justicia Federal para que investiguen el tráfico de drogas en los bailes de cuarteto", señaló. La referencia al fuero federal es porque a esa jurisdicción le corresponde investigar el flagelo del narcotráfico. 

El fiscal Albornoz y el querellante Orosz criticaron con dureza al cuartetero Luciano Calderón y pidieron que sea investigado.

Ya durante el proceso había salido a la luz cómo algunos integrantes de bandas de cuarteto presuntamente "utilizan" a sus fans para que les consigan droga. A cambio de eso les permiten entrar gratis en los bailes, les dan alcohol, los nombran en sus canciones, los invitan al escenario, los rodean de mujeres y les regalan un fajo de billetes. Algo que, lógicamente, excede al cuarteto y se extiende a todos los ámbitos nocturnos.

Repasando: el fiscal Albornoz pidió 11 años de prisión para Pablo Rearte por el homicidio de Facundo; la absolución por "duda insuperable" para Aldo Monje; que se remita la causa a un fiscal de instrucción para que investigue quién y cómo cremaron a Facundo; que se investigue al acordeonista Luciano Calderón por falso testimonio ante el Tribunal; y que la Justicia Federal intervenga en el submundo "cuarteto-narco" para investigar el tráfico de drogas en los bailes y el "uso" de jóvenes vulnerables para conseguir estupefacientes. 

Homicidio no, desaparición tampoco. Más político y en voz más alta fue el alegato de Claudio Orosz, a quien "escoltaban" figuras del arco político cordobés y padres de jóvenes muertos o desaparecidos por la Policía. 

"Es cierto: en este juicio salieron a la luz cosas del submundo de nuestra sociedad. Pero eso ocurre también en los boliches del Chateau, sólo que allá no hay 'morochos' y por eso mismo estigmatizamos los bailes de cuarteto. Pero en todos lados ocurre lo mismo y se consumen las mismas sustancias", comenzó. Qcto seguido remarcó la única coincidencia con el alegato del fiscal Albornoz: "Luciano Calderón se sentó acá y nos mintió a todos como si esto fuese un jardín de infantes". 

De ahí en adelante, su mirada de los hechos fue otra: cuestionó ciertas contradicciones y "lagunas" de la instrucción, criticó que de la investigación hayan sido parte los policías Rafael Sosa y Gustavo González (exintegrantes de Drogas Peligrosas, actualmente presos por el "narcoescándalo") y remarcó una serie de pistas que jamás fueron investigadas, y que "curiosamente" concentran sospechas sobre policías. 

Algunas frases del querellante:

_"El comisario González salió a decir que Facundo era un peligroso narcotraficante y que había sido asesinado por la banda de los "Tucumanos", una fracción de la barra de Instituto. ¿De dónde sacó eso? El único vínculo de Facundo con la palabra "Tucumán" es que él quería conocer a una chica que vivía en esa provincia".

_"En lugar de investigar a los responsables de la desaparición, la Policía le intervino el teléfono a Viviana Alegre. Y lo hizo porque ella criticaba públicamente a (José Manuel) De la Sota y a (Alejo) Paredes".

_"Sobre el supuesto momento en que los 'Colela' balean a Facundo, hay una versión de que su cuerpo fue trasladado en un móvil de la Quinta. Y esa versión nunca se investigó, así como tampoco se investigó ese dato aportado por un testigo sobre que dos personas habrían cremado a Facundo, y que una de ellas era policía". 

¿Facundo fue cremado en San Vicente? Para el fiscal, sí. Para Viviana Alegre, no hay pruebas.

_"Se dice que Facundo salió apurado del baile para comprar cocaína en Maldonado porque a las 6 de la mañana se iba la banda de Damián Córdoba a Tucumán. Pero eso no es posible porque Facundo recién tomó un colectivo a esa hora en avenida Colón, por lo que no cierran los horarios. Si la banda se iba a las 6, ¿cómo es posible que a esa hora Facundo recién estuviera esperando el colectivo para ir a Maldonado? Y sobre la testigo "estrella" que dice que llegó a Maldonado a las 6 de la madrugada y vio cuando mataban a Facundo... ¿cómo fue posible que Facundo haya estado a la misma hora esperando un colectivo en el Centro y comprando droga en Maldonado? No cierran los horarios". 

_"Un testigo (P.M.C.) refirió que estuvo adentro de la casa de los 'Colela" cuando Facundo fue asesinado. Dijo que 'El Rubio' intentó sustraer 50 gramos de cocaína y que lo descubrieron y por eso le dispararon. Pero esto va en contramano de lo que dijo la testigo 'estrella' sobre que Facundo estaba en la calle cuando lo mataron, y de que fue por un billete falso".

_"Este mismo testigo (P.M.C.) declaró acá que un oficial de apellido Luna lo mandó a averiguar datos para incriminar a los 'Colela'. ¿Quién es este oficial? ¿Por qué nunca se investigó este apriete policial?

_"Aldo Monje es un 'perejilazo'. Y de los 'Colela' no se puede decir que sean los autores materiales del crimen. Ni siquiera se puede decir que el crimen haya ocurrido tal cual se narra en la acusación. Y no se puede simplemente porque no hay pruebas suficientes. Busco la verdad en el derecho y no puedo acusar a nadie sin pruebas. No puedo mentir. Y estas viejitas que están sentadas detrás mío nunca me dejarán hacerlo", dijo al tiempo que giraba y señalaba a Emi D'Ambra (titular de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas de Córdoba) y Sonia Torres (presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo Córdoba). 

Orosz solicitó la absolución de todos los imputados y condensó su alegato en tres pedidos a futuro: que se investigue quién es "el oficial Luna"; que se determine "por qué los acusados pasaron tantos meses en prisión" sin pruebas contundentes en su contra; y que sea la Justicia Federal la que investigue la desaparición de Facundo Rivera Alegre.

Este último punto marca otra diferencia importante con el fiscal Albornoz: éste pidió que la desaparición esté a cargo de la Justicia Provincial al considerar que se trató de un homicidio probado; en tanto que para Orosz debe intervenir la Justicia Federal ya que a su entender Facundo pudo haber sido víctima de una desaparición forzada (como un secuestro), un delito que compete a la jurisdicción federal. 

¿Qué determinará el Tribunal el viernes sobre estos puntos claves?