?>
Policiales

Qué dijo la Justicia sobre la responsabilidad de la Policía en la desaparición de "El Rubio"

Los fundamentos de la condena por Facundo Rivera Alegre dan cuenta de que "la ausencia del cuerpo no constituye un obstáculo para acreditar el deceso de la víctima". 

Hace instantes se conocieron los fundamentos de la sentencia de 12 años de prisión contra Pablo David Rearte por la muerte del joven Facundo Rivera Alegre, también conocido como “El Rubio del Pasaje”.

Entre lo más importante se lee que, para la Cámara 11° del Crimen de Córdoba, está descartada la participación en el crimen de miembros de la Policía de la Provincia. El tribunal enfatizó que “nadie tan siquiera tangencialmente” hace alguna referencia que haya existido algún problema entre algún funcionario policial y la víctima, que desapareció luego de asistir a un baile. 

“De toda la prueba colectada no surge que alguno de los testigos que lo vieron a Rivera Alegre esa noche en el baile, o los amigos que estuvieron con él y que lo acompañaron unas cuadras a la salida hasta que tomó el colectivo rumbo a barrio Maldonado, o alguno de los pasajeros que viajaban en ese colectivo, o alguno de los que presenciaron cuando discutía a la madrugada frente a la casa de “Los Colela”, o cuando su cuerpo fue retirado de allí por los partícipes en el hecho, nadie tan siquiera tangencialmente hace alguna referencia que haya existido algún problema con la Policía”, expresó el Tribunal compuesto por los jueces Susana Frascaroli, Graciela Bordoy de Pizzicari y Daniel Ferrer Vieyra.

Sobre la cremación. Aunque la sentencia absuelve por aplicación del principio de la duda a Aldo Monje, el exempleado municipal acusado de cremar el cuerpo de Rivera Alegre, la Cámara 11° del Crimen ordenó que se remitan al Fiscal de Instrucción interviniente los antecedentes para que se investigue la cremación del cadáver de la víctima, puesto que existen, a su entender, numerosísimos elementos de prueba que indican que así sucedió.

De todos modos, los jueces precisaron que la ausencia del cuerpo de la víctima no constituye un obstáculo para acreditar su deceso, puesto que la víctima recibió un disparo en la cabeza a corta distancia y con un arma de altísimo poder letal.

Para el Tribunal, estas circunstancias generan “la imposibilidad cierta de pensar en la sobrevida de Rivera Alegre a semejante acto de violencia”, puesto que, además, “no recibió con posteridad asistencia médica en nosocomio alguno”.

“A ello se suma, para acreditar su muerte, que desde hace algo más de tres años de su desaparición no se tiene ninguna novedad de su paradero, ni existen constancias de que se haya comunicado ni con familiares ni con amigos desde aquel tiempo, no fue localizado en los centros de detención, no existen constancias de su salida del país, ni obra en autos, ni en carpetas de pruebas, dato alguno que permita inferir razonablemente que aún se encuentra con vida”, completaron los jueces.

Volviendo a la responsabilidad policial. La madre de Facundo, Viviana Alegre, mantuvo siempre su postura de que la Policía estuvo involucrada por "acción u omisión" en la desaparición, al punto de que su representante, Claudio Orosz, solicitó la absolución de todos los imputados y la remisión de la causa a la Justicia Federal para que allí se investigue lo que sucedió con la víctima. 

Sin embargo, los camaristas insistieron en que la versión y los datos que vinculaban la desaparición de Facundo Rivera Alegre con el accionar violento por parte de personal policial fueron “debidamente investigados y descartados por parte de la instrucción, en función de que al cotejarse su fuente u origen, éstos no revestían seriedad, o bien quienes los difundieron se retractaron o desmintieron sus expresiones”.

En este sentido, el Tribunal coincidió con la postura del fiscal de Cámara Diego Albornoz, para quien "El Rubio" fue asesinado en una "transa" en la zona de "La Quinta". 

Para conocer en detalle lo que ocurrió el día de la sentencia y acceder a todos los pormenores del emblemático caso, lee acá