?>
Policiales

Por el crimen de Tamara, cae el hermanastro

El cadáver de la joven mamá estaba a metros de donde había sido vista con vida el sábado a la madrugada. Su hermano de crianza, imputado.

El operativo de rastrillaje para dar con Tamara Córdoba, quien había desaparecido en la madrugada del sábado en Villa Nueva, terminó de la peor manera: con el hallazgo del cadáver de la joven, en un descampado próximo al lugar donde fue vista por última vez junto a su hermanastro. 

Horas antes de que el cadáver apareciera en la espesura de los yuyales, el fiscal René Bosio ordenó la detención de Alan Barrios, el “hermanastro” de la joven. “De acuerdo con las pruebas y testimonios, el detenido es el principal sospechoso”, dijo el fiscal al confirmar la detención. 

El cadáver había sido incinerado, por lo que el fiscal esperaba que las pericias y la autopsia confirmaran la identidad de la víctima y cómo y cuándo fue asesinada. 

La reconstrucción indica, en principio, que el sábado a la madrugada Tamara, Alan Barrios y dos chicas de la zona bajaron de un ómnibus que los traía de La Laguna, una localidad vecina a donde habían ido a bailar al boliche “El Reyno”. 

A pocos de caminar, Tamara se descompuso, por lo que habría pedido asistencia en el cuartel de bomberos de Villa Nueva, a pocos metros de la intersección de las rutas 2 y 4, que es donde los había dejado el transporte. 

Cuando se sintió mejor, los dos hermanastros siguieron viaje: estaban a varias cuadras de su casa, en barrio Industrial de Villa María. Las otras dos chicas ya se habían ido por su cuenta. 

Hasta antes de ser detenido, Barrios decía que Tamara había seguido viaje sola, y que apareció un misterioso auto negro. Barrios declaró ante la Justicia y las hermanas de Tamara encabezaron la búsqueda, sospechando que podría haber sido raptada. Pero los dichos del hermanastro tambalearon. 

Ayer a la mañana, los testigos acorralaron a Barrios y el fiscal ordenó seis allanamientos a casas vinculadas al sospechoso. Cuando se lo llevaron imputado, iba imputado por la desaparición de la joven. Al aparecer el cadáver, su situación procesal dio un giro total: ahora está acusado de homicidio calificado. Aún el fiscal debe decidir si hay agravantes por violencia de género y/o alevosía. 

De acuerdo con las primeras hipótesis, Barrios habría asesinado a su hermanastra en el lugar donde encontraron el cadáver, y luego regresó para incinerarlo. No se sabe si fue ayudado por otra persona. 

El cadáver apareció a pocos metros de donde los testigos la habían visto la última vez: increíblemente, no la habían buscado en esa zona.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo