?>
Policiales

Por ahora, no hay delito en el caso del cadáver mutilado de un niño

La fiscal anticipó que podría ser sólo una contravención. Explicá por qué. 

La profanación y mutilación del cadáver del niño Fernández Tejerina, que apareció en un camino rural cerca de Miramar, en la provincia de Buenos Aires, podría no constituir un delito, adelantó la fiscal que investiga el caso, Ana Caro.

La funcionaria judicial explicó que la profanación es una contravención, y la sustracción de un cadáver sólo es delito si tiene “un fin de lucro”.

“Al fallecer ya no es persona, entonces, jurídicamente hablando, tampoco es una cosa por lo que no puede ser susceptible de robo”, explicó Caro.

De no haber dinero de por medio, se trataría de una contravención, por lo que dejaría de participar la Justicia Penal.

Por el caso hay dos imputados: el sepulturero Juan Carlos López y el empresario funebrero Juan Della Santina. Por cuestiones de edad, este último quedó en libertad.

El testimonio de López es cuestionado porque en una de las indagatorias dijo “esta vez sí digo la verdad”, invalidando un testimonio anterior. Según él, cinco días después del sepelio, “había flores plantadas y velas blancas” en la tumba.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo