?>
Policiales

La policía de Brasil en huelga

Los oficiales brasileros colgaron sus esposas en señal de protesta para reclamar por mejoras salariales. No obstante no abandonaron el servicio.

Un grupo de policías federales colgó este viernes sus esposas en una protesta simbólica para reclamar mejores condiciones de trabajo al gobierno de Brasil, como parte de una serie de acciones que concluirán el próximo martes 11 con una huelga en todo el país, aunque sin abandonar servicios esenciales.
La protesta de la Policía Federal coincidió con la de unas 2.000 personas que volvieron a salir ayer a la calle en Río de Janeiro para protestar por el aumento del precio de los boletos del transporte, en una concentración que generó enfrentamientos entre la policía militarizada y grupos de manifestantes.

En San Pablo, cerca de 100 agentes se concentraron frente a la superintendencia de la Policía Federal, en el barrio de Lapa, para reclamar al gobierno una mejor estructura y condiciones laborales.

"Necesitamos una reestructuración de nuestra carrera, un cambio en diferentes departamentos de la Policía. Hay un grado de desmotivación muy alto y un elevado índice de suicidios", dijo el presidente del Sindicato de los Servidores Públicos Civiles Federales del Departamento de la Policía de San Pablo, Alexandre Santana Sally, según reportó la agencia EFE.

De acuerdo con Santana Sally, la Policía Federal mantendrá los servicios esenciales, como las guardias, la emisión de pasaportes, la vigilancia de aeropuertos e investigaciones "sensibles", como el narcotráfico.

Protesta por el transporte. La protesta se inició ayer en horas de la tarde y fue convocada en repudio del aumento del pasaje de bus de 2,75 reales (1,10 dólares) a 3 reales (1,23 dólares) anunciada por el alcalde carioca, Eduardo Paes.

Bajo las consignas "FIFA pagá mi billete", "El Mundial no se va a hacer" y "Cuánto cuesta mi derecho de ir y venir", algunos de los manifestantes arrancaron varios molinetes de control de la estación y promovieron que el público pasara los controles sin pagar.

A pesar de que el tema central de las protestas era el incremento de los pasajes, algunos de los manifestantes se movilizaron en contra de la organización del Mundial de Fútbol Brasil 2014.

Fuera de la estación se produjeron enfrentamientos entre las autoridades y algunos grupos de manifestantes y, según medios locales, resultó herido un periodista que realizaba la cobertura de la protesta.

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo