?>
Policiales

Para la Iglesia, hay un crecimiento "exponencial" del narco

El Barómetro de la Deuda Social sostiene que el narcotráfico es una "pandemia" en algunos sectores urbanos.

La Iglesia aseguró que Argentina es un país de "consumo, fabricación y tránsito" de drogas y advirtió que en los últimos años hubo un incremento "exponencial" de las adicciones y el narcotráfico, que llegan al grado de "pandemia" en los barrios más vulnerables del conurbano bonaerense.

La proporción de hogares que percibe de manera directa que en su barrio se venden drogas ilegales se incrementó un 15% entre 2010 y 2014, y hay una mayor incidencia en las zonas donde no se exhibe presencia policial, reveló un nuevo informe del Barómetro del Narcotráfico y las Adicciones de la Universidad Católica Argentina (UCA).

El estudio subrayó que los sectores más pobres y con problemas de empleo del conurbano bonaerense, el noroeste y el noreste argentinos son los más afectados por la penetración de las drogas y determinó que la falta de políticas públicas para combatir al narcotráfico eleva la tasa de adicciones.

Al igual que lo hizo ayer el presidente Mauricio Macri ante la Asamblea Legislativa, el responsable de la investigación de narcotráfico y adicciones de la UCA, Agustín Salvia, aseveró este miércoles que Argentina es un país de "consumo, fabricación y tránsito" de drogas.

"En el conurbano bonaerense, donde viven 10 millones de personas y se extiende un área muy compleja donde se concentran niveles altísimos de pobreza, estamos frente a un flagelo, a una pandemia, a un problema social muy importante", sostuvo Salvia al presentar el informe sobre narcotráfico y adicciones.

"Es en esta población donde la penetración de las adicciones y también el narcotráfico aparecen relativamente importante y sustantiva", agregó el investigador. Según el informe de la UCA, en villas y asentamientos del conurbano bonaerense, el 22% de sus residentes consume marihuana, cocaína o paco y un 20% tiene policonsumo.

Asimismo, estableció que un 75% de los hogares encuestados en las villas y asentamientos dijo tener conocimiento de venta de drogas ilícitas entre 2013 y 2014, frente el 48% que lo hizo entre 2010 y 2011. "Los hogares familiares en donde hay jóvenes entre 14 y 25 años y cuyos jefes están desempleados o desocupados elevan manifiestamente los guarismos de adicciones severas en todas las regiones urbanas, llegando a duplicarse en el conurbano bonaerense", sostuvo Salvia.

El rector de la UCA, monseñor Víctor Manuel Fernández, expresó también su preocupación por el aumento de las adicciones y el narcotráfico, y destacó que el estudio trata de "acompañar las inquietudes" del papa Francisco por el aumento de este problema y cooperar mediante proyectos con las autoridades para "saldar esta deuda social y no sólo indicarla".

Salvia precisó que el incremento del registro de venta de drogas en los barrios pasó del 30% en 2010 al 45% de los hogares en 2014, y consideró que hubo un aumento similar en las zonas urbanas de grandes ciudades como Buenos Aires, Rosario y Córdoba.

Consultado sobre el incremento del consumo de estupefacientes en sectores altos y medios de la Capital Federal, Fernández respondió: "Me han dicho que pusieron médicos en boliches de clase acomodada, como para protegerlos". En este sentido, Salvia diferenció la realidad que se vive en los barrios de mayor vulnerabilidad social, donde es "más barata la droga que el alcohol, obviamente más barata y de mala calidad", reconoció.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo