?>
Policiales

Ordenan al Servicio Penitenciario que realice mejoras edilicias en la cárcel de San Martín

Lo dispuso la Justicia Federal luego de una denuncia sobre la falta de vidrios en las celdas, baños, agua caliente, conexiones eléctricas y comida.

 

 

La Justicia Federal ordenó al Servicio Penitenciario de Córdoba que en un lapso de 90 días realice mejoras edilicias en la cárcel de San Martín.

Fue luego de que Jorge Perano, abogado defensor de un grupo de presos, denunció en junio las pésimas condiciones de la prisión.

Dice la denuncia de Perano en la resolución judicial:  “Las ventanas de las celdas no poseen vidrios, por lo que deberán soportar las bajas temperaturas del invierno con los riesgos para su salud que ello implica. Las conexiones eléctricas son sumamente precarias con cables expuestos y ‘pelados’, por los que se transmite corriente eléctrica sin ninguna protección. Hay cucarachas e insectos imposibles de combatir por la gran cantidad.

No tienen agua caliente porque está roto el termotanque, por lo que deben ducharse con agua fría. Los baños cuentan con 3 ó 4 inodoros para una población entre 50 y 80 internos y se encuentran en pésimas condiciones edilicias pero sobre todo de higiene, con olor nauseabundo. La comida que suministra el Servicio Penitenciario es ‘incomible’ ya que tiene demasiada grasa, por lo que quienes tienen patologías gastrointestinales se ven obligados a comer lo que  traen los familiares”.

Integrantes de la Justicia inspeccionaron la prisión y coincidieron en forma parcial con lo denunciado: consideraron que había un buen cuidado de la comida, pero pésimas condiciones edilicias. Ante esto, en las últimas horas se ordenó al Servicio Penitenciario “que en el plazo de noventa (90) días se procedan a efectuar las mejoras y reparaciones necesarias, en particular refacciones de baños (inodoros, duchas y pisos) y provisión de agua caliente suficiente, reposición de vidrios con material policarbonato y nuevas tomas eléctricas (al menos dos por celda) en los pabellones 1, 9, 13 y 11”.

 

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo