?>
Policiales

No iba armado el chico que murió baleado por un policía en Carlos Paz

Lo dijo la fiscal Jorgelina Gómez. El abogado Carlos Nayi, quien representa a la familia de Franco Enrique Amaya (18), pedirá la detención del otro policía que estaba en el procedimiento.

La familia de Franco Enrique Amaya (18), muerto esta madrugada de un disparo policial en Villa Carlos Paz, se constituirá como querellante en la investigación que lleva adelante la fiscal Jorgelina Gómez, quien ya imputó por presunto "homicidio calificado" al autor del balazo.

"Amaya no tenía armas. Iba en su motocicleta y no pudo frenar en el control policial porque tenía problemas mecánicos, y por eso su compañero les hacía señas a los policías para avisarles", expresó el querellante Carlos Nayi.

"Pediremos el inmediato arresto del otro policía que participó del procedimiento. Actuaron contra la ley", argumentó en Radio Universidad.

El episodio tuvo lugar a las 3.30 de este miércoles, en un control ubicado en la esquina de Juan B. Justo y Alem de la villa serrana. Amaya recibió un disparo que acabó con su vida minutos después.

Según las primeras informaciones, podría haberse tratado de un caso de "gatillo fácil". Esta tarde habrá una marcha reclamando justicia.

"Le tiraron como si nada. Cuando llegué al hospital, mi hijo había muerto, y el médico me dijo que no había nada que hacer. Iba con el primo y él está bien y me contó que no tenían frenos y que no tuvieron tiempo de parar. Yo siempre le dije: 'Parate'. Y se quiso parar y le tiraron como si nada”; dijo en El Diario de Carlos Paz la madre del joven, Lucía Cortez. "Mi hijo no andaba armado y no tiene antecedentes, trabaja y estudia”, completó.

"Sacó el arma y nos disparó de frente, antes de pasar el control. Nos disparó a quemarropa. Y yo les pedía a los policías que lo llevaran al hospital, pero ninguno me ayudó, nadie lo llevó", expresó en Noticiero Doce el primo de Amaya, quien iba en la motocicleta.

Qué dijo la fiscal. Consultada sobre el hecho, la fiscal Gómez dijo que se investiga el papel del segundo policía, que todavía continúa libre. "Por el momento tenemos un policía detenido, que es el autor del disparo. Es un hecho reciente y estamos investigando, aguardando pericias de la Policía Judicial y de la autopsia".

"La calificación es 'homicidio calificado' en virtud de que el funcionario policial estaba en sus funciones", explicó respecto de la grave imputación que pesa sobre Rodrigo Belardo Bustos. Y dijo que se analizará si es cierto que ningún policía quiso llevar a Amaya al hospital, cuando el muchacho agonizaba en el suelo.

"Hasta el momento no se secuestraron armas de fuego de los chicos que iban en la motocicleta", agregó. La imputación que cabe sobre el policía (en caso de comprobarse su responsabilidad en un eventual juicio) es de prisión perpetua.

Amaya iba a recibir mañana su diploma de peluquero.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo