Policiales

No hay casetes para grabar a los narcos

La Justicia Federal cordobesa usa esa obsoleta tecnología para registrar las escuchas. Un fiscal advierte que tampoco hay pasacasetes para oírlas.

En pleno Siglo XXI, vocablos como pendrive, CD, MP3, cámara digital o smartphone son “desconocidos” por los investigadores de los delitos más complejos que se suceden en Córdoba: narcotráfico, contrabando, secuestros extorsivos, trata de personas y evasión impositiva. La Justicia Federal de Córdoba tiene un problema del siglo pasado: no consigue casetes para grabar las escuchas telefónicas a sospechosos de estos graves delitos, ni pasacasetes para oírlas. 

Fue el fiscal federal Enrique Senestrari quien dejó la queja por escrito en el último informe de gestión del Ministerio Público Fiscal, en el marco de un balance que hizo sobre el trabajo de la Fiscalía Federal Nº 1 durante el año pasado: “Es sabido que ya cada vez menos se consiguen equipos para reproducirlos (a los casetes), amén del volumen de espacio que ocupan”, dijo en su informe remitido a la Procuración General de la Nación al explicar la dificultad práctica que genera usar equipos de audio que dejaron de utilizarse hace, por lo menos, unos 15 años, a fines del siglo pasado, el XX.

Además de la obsoleta tecnología con la que se graban las conversaciones telefónicas entre sospechosos, las que resultan clave para la investigación y la condena, el fiscal Senestrari advierte que las compañías de telefonía celular cooperan poco y nada con la Justicia Federal, que los equipos Nextel son “prácticamente imposible” de intervenir, que los SMS (mensajitos de texto) enviados por celulares de la empresa Personal están, en la práctica, vedados para los fiscales federales de Córdoba y que cualquier comunicación por E-mail o chat le garantiza a los delincuentes no ser detectados.


Sms “encriptados”. “Compañías como Personal argumentan carecer de medios técnicos para concretar la medida (la intervención de los SMS), cuando otras sí lo tienen, y no parece ser un recurso costoso”, apuntó Senestrari en el informe al enumerar las dificultades para rastrear a los sospechosos. Y opinó, a título personal, que “sólo se trata de escasa o nula voluntad de cooperación” de esta compañía. 

Senestrari, además, se quejó en ese informe público por las trabas que ponen las empresas telefónicas en general para cumplir con las órdenes judiciales de “pinchar” un teléfono: “Para el acceso a detalles de los usuarios, listados de llamadas e intervenciones telefónicas, los fiscales (…) se ven siempre expuestos al requerimiento de brindar información confidencial a personal subalterno de esas empresas, con todo el riesgo que conlleva en relación al secreto de esas actuaciones”, indicó en su informe, el que puede leerse completo en la web del Ministerio Público Fiscal: www.mpf.gob.ar.

Nextel, “inescuchables”. En el caso de necesidad de intervenir un teléfono de la empresa Nextel, Senestrari advirtió que es “excesivamente dificultoso, cuando no imposible, siempre por carencia de tecnología que por ley las compañías de comunicaciones deben proporcionar y no cumplen”. 

De acuerdo con el diagnóstico de Senestrari, responsable de la Fiscalía Federal Nº1, los elementos “tecnológicos” con que cuentan las fuerzas federales para investigar los delitos bajo esa jurisdicción (narcotráfico, trata, secuestros extorsivos, contrabando y evasión impositiva) son “escasos”: “Desde vehículos para seguimientos hasta el papel para los informes, pasando por cámaras fotográficas, filmadoras, cámaras ocultas, micrófonos, grabadores de audio”, precisa el funcionario judicial sin disimular su fastidio.

El fiscal Senestrari agregó en su informe que interceptar las comunicaciones a través de correo electrónico, chat o las redes sociales, lo más común por estos días de este siglo, es para la Justicia Federal una misión imposible. 

Qué investiga
La Justicia Federal persigue a narcotraficantes y “cocineros” de droga, contrabandistas, tratantes de personas para la esclavitud, evasores; todos peces gordos. La precariedad tecnológica es tal que es casi imposible intervenir SMS o mensajes por Facebook.