?>
Policiales

Muere de un escopetazo y la Policía sospecha de homicidio

Florencia Rodríguez murió en la casa que compartía con su novio en Alto Verde. La llevaron sin vida al Sanatorio Allende. El hombre, preso.

El lunes, Florencia Rodríguez, una chica de 23 años oriunda de la ciudad de Las Varillas (este de la provincia de Córdoba), fue llevada sin vida al Sanatorio Allende del Cerro de las Rosas. Tenía una herida de escopeta en el pecho. Su novio, Santiago Bonelli, contó que esa mañana habían discutido y que por la tarde, cuando volvió de trabajar a la casa que ambos compartían en barrio Alto Verde, en la zona norte de la ciudad, la encontró herida: ella se había disparado, dijo.

Pero sus dichos empezaron a mostrar fisuras y lo que parecía una tragedia producto de una pelea de pareja habría sido, en realidad, un femicidio: el número 23 en Córdoba en lo que va de este año que ya culmina.

Un 2013 con más episodios de violencia hacia la mujer, si se tiene en cuenta que, el año pasado, los femicidios fueron 15.

La División Homicidios no tiene dudas: Bonelli le disparó a su novia en el pecho y luego, junto con su hermano y un médico amigo, la llevó al Sanatorio Allende, adonde llegó muerta.

Bonelli está preso desde el lunes por homicidio agravado por el uso de arma de fuego. “Se contradijo muchas veces. No cerraba para nada lo del suicidio. Es más, te hago una pregunta: si vos llegás a tu casa y encontrás a tu novia herida, ¿en qué parte del auto la metés para llevarla al hospital? ¿En la parte de atrás o en el baúl? Sacá tus conclusiones”, contaron a Día a Día investigadores de la División Homicidios, quienes se mostraron consternados por la forma en que habría sido asesinada Florencia.

Cómo fue. El lunes por la tarde, el Departamento de Prensa de la Policía avisó de la muerte de la chica. La habían hallado en su casa de Rodríguez del Busto al 2400, al parecer, envuelta en una sábana y con la escopeta tirada a su lado. El caso se caratuló como “muerte de etiología dudosa” y, en principio, todo apuntó a un suicidio, algo que la prensa no cubre por tratarse de cuestiones de instancia privada.

La Policía tomó declaración a los hermanos Bonelli y a un médico amigo y revisó la vivienda de la víctima. “Las declaraciones de los tres entran en contradicción”, fueron las primeras sospechas. Luego se sumaron otras vinculadas con análisis de peritos y con las últimas horas de vida de Florencia.

Según el relato de Bonelli, esa mañana pelearon y él se fue a trabajar. Cuando regresó, por la tarde, la encontró en el suelo, en gravísimo estado por el escopetazo. “Llamó a su hermano y a un médico amigo que le tomó el pulso y constató que estaba muy débil. La llevaron al Allende y entró muerta”, confiaron las fuentes.

Pero con el correr de las horas la presunta “coartada” del novio se vino abajo y esa misma noche quedó detenido.

“Estamos investigando, pero parece que el hermano y el médico no sabían nada. Él les contó que llegó a la casa y la encontró así. Pero después no hubo coincidencia en lo que dijo cada uno”, sostuvieron los pesquisas.

La Policía cree que efectivamente hubo una pelea de pareja y que Florencia fue baleada esa misma tarde. Después se habría intentado simular un suicidio, pero esa intención cayó rápidamente.

En Facebook circula una cuenta “Justicia Rocío Florencia Rodríguez QEPD”, en la que cada vez más amigos de la chica exigen justicia y manifiestan su temor por la posibilidad de que el acusado quede en libertad dado que el crimen no tomó estado público y no fue difundido por la prensa.

Un exnovio de Florencia, de nombre Iván, le contó a este diario que la muchacha estudiaba y trabajaba y que su familia en Las Varillas “está muy mal, completamente devastada”.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo