?>
Policiales

Manejaba con 2,3 g de alcohol en sangre

Dos policías de la Caminera que viajaban en un colectivo de línea advirtieron que un auto zigzagueaba sobre la ruta 158. Lo detuvieron.

Dos efectivos de la Policía Caminera que viajaban en un ómnibus de larga distancia para ir a prestar servicio vieron que por la misma ruta iba un Fiat Duna zigzagueando sobre la ruta nacional 158, a la altura de Arroyo Cabral. 

Los efectivos descendieron el ómnibus y lograron “interceptar y frenar la marcha del rodado”, informaron desde la Policía.

Con un móvil de la Caminera que se había sumado al “control”, el joven de 18 años debió soplar el alcoholímetro: marcó 2,27 gramos de alcohol por cada mililitro de sangre, un “récord”.


Como se recordará, en las rutas de Córdoba rige la “tolerancia cero”. Sin embargo, hasta hace poco (como ocurre en muchos países del mundo), el límite era de 0,4 gramos, por lo que el consumo de este joven había multiplicado por 6 aquella frontera.


El irresponsable conductor enfrenta, entre otras sanciones, el pago de una multa salada: más de 14 mil pesos.


Fatal. Un joven de 21 años murió ayer alrededor de las 18 en la localidad de Bengolea tras ser atropellado por un camión en momentos que bajaba de un transporte interurbano de pasajeros, en el acceso a la localidad.

La víctima fue identificada como Alexander Tamiatti. El joven viajaba en un colectivo de la empresa El Rayo de Plata. En un sector de ruta 11, en el ingreso a la población, descendió del ómnibus cuando lo embistió un transporte de cargas, relataron fuentes policiales citadas por Puntal.

Según se precisó, Tamiatti, oriundo de Bengolea, cruzaba la ruta en el instante que lo impactó un camión Scania G420, conducido por Walter Francisco Hernández (48).


La muerte del joven se produjo en el acto y su cuerpo fue trasladado a la morgue del Hospital San Antonio de Padua en Río Cuarto.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo