?>
Policiales

Los dos testimonios claves en el juicio por Facundo Rivera Alegre

Una mujer, que volvía de un cumpleaños y presuntamente vio cuando mataban a Facundo Rivera Alegre, y un hombre al que uno de los acusados le habría confesado ser el autor de la cremación del cuerpo, son los testigos claves en el juicio que empieza mañana. 

Mañana, en la Cámara 11ª del Crimen, comenzará a develarse una de las incógnitas más trascendentes de los últimos años en Córdoba: ¿qué ocurrió con Facundo Rivera Alegre?

"El Rubio del Pasaje", como se conocía a este muchacho de 19 años que vivía en barrio Juniors con su mamá, Viviana Alegre, desapareció el 19 de febrero de 2012 a la salida de un baile de Damián Córdoba en el Estadio del Centro.

La hipótesis judicial -resistida y cuestionada en muchas ocasiones por la mamá de Facundo- es que "El Rubio" fue a comprar 50 gramos de cocaína a barrio Maldonado que le encargó un músico de Damián Córdoba y fue asesinado en una pelea con los presuntos vendedores.

Hay expectativa por lo que saldrá a la luz a partir de este martes, a las 9.30. 

Sin embargo, la Instrucción judicial sobre el destino final de "El Rubio" se sustenta en apenas dos testimonios: el de una mujer que declaró haber visto el momento justo en que asesinaban de un disparo en la frente a Facundo, y el de un hombre al que presuntamente un empleado municipal -Aldo Monje, uno de los imputados- le confesó haber cremado el cuerpo.

Esos dos testimonios son la columna vertebral que sustenta la acusación. Los demás "lindan" con el hecho y se limitan a hombres y mujeres que escucharon comentarios o rumores sobre el destino de Facundo, pero siempre de manera indirecta.

La joven testigo declaró que, a las 6 del 19 de febrero de 2012, regresó de un cumpleaños a barrio Maldonado y pasó por la esquina de Esnaola y Blas Parera cuando vio que Facundo Rivera Alegre compraba drogas a Pablo Rearte (31) y K.J.L. (menor de edad), dos de los hijos de María del Carmen Rearte, "La Colela", una mujer sindicada por la Policía como presunta narcotraficante.

"Que mientras pasaba frente a ellos, escuchó que el 'Gringo' ('El Rubio') le daba plata al Pablo y le dijo 'dame 100', haciendo referencia a que le diera 100 pesos de drogas. Que ahí el negro Pablo se dio cuenta de que le daba aparentemente un billete falso, que lo estaba 'cagando', diciéndole 'ey negro me estás cagando, hasta cuándo me vas a cagar vos' (...). Que en ese momento mientras discutían, el Gringo le decía al Pablo 'estás loco vos, estás equivocado, qué te pinta, si vengo siempre'. Aclara la dicente que siempre se lo veía al Gringo en lo de los Colela, siempre les compraba paco, merca, la 'gilada' (...). Que ahí se acerca el K. (el hermano menor de edad de Pablo) para donde estaba el Gringo y el Pablo, y el K. le mete una trompada al Gringo, lo arrebata, y ahí el Gringo le empieza a pegar al K., cagándolo a trompadas". 

Siguió la declarante que, mientras se peleaban, Pablo Rearte agarró a Facundo de atrás "para evitar que le siga pegando al K. (...) ocasión en que éste, 'sacado'", tomó un arma que llevaba otra persona en la cintura y "quiso meterle un 'cañazo' en la cabeza al Gringo, es decir quiso golpearlo con el arma, efectuándose un disparo que le dio en el medio de la frente al chico, saltándole la gorra que tenía puesta, cayendo desplomado en el piso, dejando un charco de sangre en la calle".

Continuó: "La vieja Colela le gritaba desde adentro de la casa al K. 'andate, andate, va a venir toda la Policía'. Que ante esto, y mientras subían el cuerpo del Gringo en el auto, se fue rápidamente del lugar, no alcanzando a ver el momento en que arrancó el auto". 

Presuntamente, el cadáver de Facundo fue ocultado en un lugar desconocido del barrio y meses después desenterrado y cremado en los hornos del Cementerio San Vicente, días antes de que los crematorios se "modernizaran" con máquinas más complejas y de difícil acceso.

En este punto entra el segundo testigo clave. De acuerdo con la Instrucción, E.L., un amigo de Aldo Monje (empleado del Cementerio San Vicente), se juntó en una ocasión con éste, quien "nunca le dijo qué tipo de tareas hacía en el Cementerio ni los horarios, pero sí le contaba que hacía de pasamanos de droga, es decir, vendía y compraba droga (...). Que por el mes de noviembre del año 2012, el declarante estando solo en la vereda de su casa, pasó Monje y que al verlo se detuvo y tomaron juntos una cerveza. Que en un momento Monje le dijo que necesitaba contarle algo, pero que quedara entre ellos dos. En la oportunidad le refirió: 'Me dieron plata y merca para cremar el cuerpo de ése, del 'Rubio del Pasaje', que lo hicimos con dos compañeros más'".

Además, le dijo que "El Rubio" había tenido un drama "con un narco de Maldonado". 

Lo que se espera mañana. Se prevé una audiencia inicial "intensa", dado que entre los primeros testigos declararían Viviana Alegre, la madre de Facundo Rivera Alegre. También se especula con la posibilidad de que declare en calidad de testigo K., el joven que según la acusación fue quien asesinó a Facundo de un disparo. El adolescente era menor cuando ocurrió el hecho y como tal es inimputable. De allí que podrían pedir que declare como "testigo de contexto", pero le ley le permite abstenerse de declarar, en especial porque uno de los juzgados es su hermano Pablo Rearte.