Policiales

Llevaban nafta, pero se tomaban una parte

Dos camioneros fueron descubiertos infraganti cuando robaban combustible de sus propios camiones en una parada de San Francisco.

Dos camioneros de la empresa Shell fueron descubiertos ayer cuando le robaban combustible a la empresa para la que trabajan. El hallazgo fue mérito de dos efectivos de la Policía Caminera que encontraron sospechoso el hecho de que dos camiones de Shell se detuvieran en una estación de servicio YPF, nada menos que a las 4 de la mañana.

Según le contó a este diario el comisario Carlos Colino, la estación en cuestión se ubica a metros de un puesto de control de la Caminera en el ingreso a la ciudad de San Francisco. Los policías vieron que los camiones estaban estacionados en paralelo uno al lado del otro dejando un espacio de unos cuatro metros entre medio.

Los policías no lo vieron, pero en esa especie de túnel había otro vehículo. Una camioneta Hilux que cargaba en su parte trasera 29 bidones de diferentes tamaños.

“Los policías vieron que había movimiento y decidieron ir a controlar. Cuando se acercaron encontraron que los choferes de los dos camiones, junto a otra persona, habían violado las fajas de seguridad de los tanques y estaban extrayendo combustible”, confirmó el comisario Colino.

Nada que mentir. Al ser descubiertos, los ladrones no pudieron hacer nada. Acababan de ser atrapados con las manos en la masa. A esa altura ya habían llenado seis bidones con gasoil Premium y otros cinco con nafta V Power. Les restaban 20 más. Ambos camiones llegaban desde Santa Fe y se dirigían a Córdoba.

El propietario de la camioneta es un hombre de apellido Arce, que posee una estación de servicio en la zona cercana a San Francisco. Según los cálculos de la Policía, en total los ladrones pensaban robar combustible por unos 3.000 pesos. Aunque el monto es bajo, lo cierto es que todo indica que este robo se realizaba frecuentemente en esa zona de la provincia.

Edición Impresa
El texto original de este artículo fue publicado el 18/08/2011 en nuestra edición impresa. Ingrese a la edición digital para leerlo igual que en el papel.
Sumate a la conversación
Seguí leyendo