Jueves 18 de abril, 00:25
Despejado 22º / 58% +
/ Registrate

Le robaron la moto, se defendió y a los tres días lo mataron

Violencia urbana. Se la juraron el domingo y lo mataron el martes, en el cumple de su hijo.

Puca, la perrita de Jorge, se quedó sin dueño (Fotos Javier Ferreyra).

Puca, la perrita de Jorge, se quedó sin dueño (Fotos Javier Ferreyra).

  • de
  • Le robaron la moto, se defendió y a los tres días lo mataron

    18/04/2013 00:00

    Por Federico Papa

    Hay barrios de esta ciudad en los que todavía se hacen velorios en viviendas particulares. Nada de cortejos eternos ni salas premium. Pero sí congoja, bronca e indignación. Eso no se negocia.

    En Villa Azalais, improvisar una habitación como sala funeraria no llama demasiado la atención.

    Un grupo de vecinos y familiares de Jorge Alberto Herrera (29), padre de dos hijos pequeños, están sentados en la vereda al lado un garaje vacío –que solía ser una despensa– esperando que llegue el cuerpo del fallecido, desde la morgue, para comenzar el ritual del último adiós.

    A Jorge lo mataron en ese mismo lugar hace apenas unas horas. De un par de balazos en la espalda y por la espalda, cuando corría intentando escudarse por el portón de chapa de su casa.

    Estaba haciendo tiempo junto a un amigo a las 19 del martes en un cordón de la calle Marco del Pont a la altura del 3000. Esperaba que fuera la hora para ir a buscar a su hijo, mientras en la vivienda de la familia Herrera, justo en frente, tomaban color y temperatura las primeras brasas en el asador.

    El hijito de la víctima cumplía 4 años ese día y todavía jugaba en casa de su mamá. Jorge era separado y lo veía de vez en cuando. En ocasiones especiales, como ésta: el festejo de su cumpleaños.

    Se la juraron y cumplieron. Se la juraron el domingo y lo mataron el martes, en una muestra de efectividad y frialdad que asusta.

    Cuatro ladrones asaltaron el almacén que tiene (a partir de ahora este verbo se conjuga en pasado) la madre de Herrera en su casa. Buscaban lo de siempre: algo de dinero y/o algo de valor.

    Como el dinero no abunda por estas tierras, se llevaron la moto Honda Bross que usaba el difunto, pero que está a nombre de su hermana Johana.

    El hombre los enfrentó y hasta les lanzó ladrillos. Los delincuentes huyeron y lo amenazaron que no hiciera la denuncia, porque sino lo iban matar a tiros. Ante el caso omiso, cumplieron su promesa.

    Se vio venir. El lunes pasado, durante cuatro horas, hubo una custodia policial en el domicilio.

    Luego que el oficial desapareciera, empezaron los tiroteos.

    Cuatro veces dispararon contra la casa. En las paredes, el portón, y el garaje están las marcas de la balas que saltaron la pintura y el revoque.

    Finalmente, el martes por la tarde, sorprendieron a Herrera desde atrás: la víctima estaba dándole la espalada a uno de los tantos pasajes que desembocan en la villa de emergencia General Savio. La calle Marco del Pont está prácticamente en el límite invisible entre Villa Azalais y este asentamiento.

    Los cuatro delincuentes vinieron de allí y Jorge no tuvo tiempo de resguardarse, por más que trató de correr. Le tiraron desde una moto y un auto y se esfumaron.

    La madre del asesinado los vio desde su casa, de frente, en el momento en que le llenaban el omóplato de plomo a su hijo. Los reconoció, por sus caras y sus apodos.

    Aunque el shock y el duelo de que le hayan arrebatado la vida del mayor de sus ocho hijos no le permitió aún entregar un testimonio claro a la Policía, la mujer sabe quiénes son. Como casi todos en la zona.

    Dudas. No hay detenidos. Hasta el cierre de esta edición, la Policía no informó ninguna detención sobre este crimen. Sí apareció la moto.

    ¿Qué te produce este tema?

    Comentarios

  • © 2009 - 2013 Todos los derechos reservados.
    Cache generated by CRON Static Page Cache at 18/04/2013 | 00:25:13