?>
Policiales

La muerte del músico: Nos queda el consuelo de que su voz quedó grabada para siempre

Profundo dolor entre los integrantes de la banda Krebs, cuyo cantante falleció electrocutado este domingo luego de tocar un micrófono y recibir una descarga mortal. Uno de sus compañeros lo recordó conmovido

"No entendemos qué fue lo que pasó. Nos queda el consuelo de saber que su voz perdurará en el disco que grabamos y que íbamos a presentar. Su legado quedó allí". 

Visiblemente conmovido, las palabras pertenecen a Ezequiel Brito, integrante de la banda cordobesa Krebs, cuyo cantante, Agustín Briolini, falleció este domingo en un desgraciado accidente ocurrido en el Teatro del Sol, cuando tomó un micrófono y recibió una descarga eléctrica que lo dejó sin vida.

"Todo pasó muy rápido, él tomó el micrófono, recibió la descarga y cayó al piso, la persona que lo quiso tocar también fue afectado por la descarga y en el acto empezamos a gritar para que apagaran lo que alimentaba el sistema eléctrico", dijo a Pulxo FM 95.1 el artista compañero de Briolini.

"Se fue un gran tipo, alguien que laburaba mucho por esto. Ustedes conocen cómo es la vida de los que somos músicos, vamos de acá para allá llevando todos los equipos, todo el sonido, todo hecho a pulmón. Teníamos mucha expectativa por este disco que íbamos a presentar, fue un trabajo que llevó mucho tiempo", dijo Ezequiel.

Respecto de las posibles responsabilidades por lo que pasó, el joven prefirió la cautela. "Nosotros habíamos alquilado el sonido para que fuera de acuerdo a lo que queríamos para esta oportunidad, la gente del teatro iba a poner su sonidista para coordinar con ellos, pero en el momento del accidente no había nadie".

Sumate a la conversación
Seguí leyendo