?>
Policiales

El jueves declara el policía Gallardo

Rodrigo Gallardo, de cuya arma salió la bala que mató al niño Andrés Fuentes (12) el pasado 22 de abril, será indagado hoy por primera vez.

 

A Ramón le arrancaron la posibilidad de festejar. De abrazarse con su hijo Andrés y llorar juntos por el ascenso de Talleres. Ambos hinchas. Fanáticos. Confirmando eso que cuentan sobre la herencia de la pasión.

Ahora, ya sin “Andy” a su lado, no va a dejar que nadie le arrebate su deseo de justicia. Siente que hay trabas, estrategias que no le cuadran. Pero igual quiere saber la verdad. Aunque algo presume.

Ramón Fuentes se constituyó en querellante particular de la causa cuatro días después de enterrar a su hijo. Antes, le tomó una foto al cuerpo en el velorio: la imagen mostraría que la bala que apagó su vida ingresó por debajo del lóbulo de la oreja derecha y salió, a una altura superior, por la sien izquierda.

La trayectoria ascendente del proyectil y el sitio de ingreso darían a entender que el pibe nunca pudo haberse disparado él mismo cuando manipulaba el arma del cabo Rodrigo Gallardo (22), tal y como lo sostiene su defensa, hoy en manos de Alejandro Pérez Moreno.

Cambios. El efectivo policial apartado, imputado de homicidio agravado, Rodrigo Gallardo, cambió su abogado defensor. Comenzó siendo Daniel García. A la fecha lo asesora Pérez Moreno. Al ser este último amigo –y/o familiar– del fiscal José Bringas (quien tenía el caso inicialmente), él decidió apartarse voluntariamente de la investigación.

La causa recayó entonces en la Fiscalía del Distrito I, Turno 5º, comandada por Alejandro Moyano.

Para Fuentes, estas son maniobras evasivas para dilatar y encubrir el proceso. Cabe recordar que Gallardo es cuñado del Jefe de la Policía, Ramón Frías.

Mientras, el agente –ahora pasivo– pasa sus días en Bouwer, su familia abandonó la casa donde tuvo lugar el crimen por miedo a ajustes de cuentas barriales y algunas pruebas van arrojando resultados que podrán conocerse a partir de este mediodía, cuando se levante el secreto de sumario.

Día clave. De acuerdo con lo adelantado por el abogado querellante Daniel Quinteros a Día a Día, hoy se le tomará declaración indagatoria al acusado por primera vez.

Luego de ello, verán la luz los resultados de la autopsia y de la prueba de dermotest, practicada al cabo y a la víctima.

Ese examen químico sirve para saber si en las manos de ambos había restos de pólvora que permitan determinar quién agarró la pistola reglamentaria del policía.

Además, en los próximos días se seleccionará al médico que le practicará al detenido la pericia psiquiátrica. En barrio Alto Alberdi, funcionarios judiciales realizaron una encuesta ambiental para conocer la impresión de los vecinos sobre el niño y el dueño del arma.

Los rumores en la zona hablan de una conducta irresponsable en el uso del arma por parte del uniformado. “Una vez fui a la verdulería y vi la pistola dentro de un cajón”, le contó una clienta a Fuentes.

Un niño baleado. El 22 de abril, Andrés Fuentes (12) recibió un disparo mortal en la cabeza. La bala salió desde el arma de un policía vecino, Rodrigo Gallardo, de 22 años. El niño murió al día siguiente. Su papá donó los órganos.

Andrés deseaba ver ese partido. No pude disfrutar nada. Sentí mucha tristeza al no tenerlo a mi lado para poder festejar. En ocasiones especiales es donde más se sufre la ausencia de “Andy”.

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo