?>
Policiales

Investigan si chocó para cometer femicidio

La familia de una adolescente que murió sospecha que el conductor podría haber impactado intencionalmente contra un camión estacionado.

¿Se esconde un femicidio detrás de un siniestro vial? Eso creen los familiares de la adolescente Nayara Ibarbia (17), quien falleció luego de que el auto que conducía su novio, Gustavo Villarreal (28), impactara contra un camión que estaba estacionado en una tranquila calle de Monte Maíz, en el sudeste de la provincia.

Este domingo, cientos de personas marcharon junto a la familia Ibarbia hacia la comisaría y, luego, hasta la casa del intendente, Héctor Martín.

Es que el “accidente” no les cierra a los familiares de la chica: de acuerdo con observaciones de los policías y bomberos que actuaron la noche del siniestro, el Fiat Uno que manejaba Villarreal iba a unos 70 km/h cuando impactó de frente contra el camión Dodge que estaba frente a una gomería, bajo un poste de alumbrado público, según informaron los medios de prensa de la región. 

El choque fue el miércoles 26 de abril a la noche, y la adolescente llegó al Hospital de Bell Ville en estado crítico. A las pocas horas los médicos establecieron la muerte cerebral. El miércoles 3 de mayo dejó de latir su corazón.

El hombre sigue internado, pero se recupera: sufrió una fractura de fémur y lesiones en las costillas. La Justicia ya posó sobre él la lupa para determinar las circunstancias del siniestro vial.

Cuando llegaron los bomberos a rescatar los cuerpos que habían quedado aprisionados, notaron que en la calle de tierra no había marcas de frenado. Advirtieron, en fotos que tomaron, que a unos 40 metros del impacto había una presunta marca de aceleración del Fiat Uno. Entonces, comenzaron a crecer las sospechas.

La Policía trata de reconstruir el recorrido que hizo el automóvil aquella noche, y busca testigos para determinar si lo hacía a alta velocidad como se presume.

La Justicia, por ahora, no sostiene ninguna acusación contra el conductor. Sin embargo, el hombre está custodiado, pero para protegerlo de posibles agresiones ante las reacciones que se conocieron en redes sociales después de la muerte de la adolescente. 

La familia de la víctima sostiene que la relación entre la adolescente y el hombre era “conflictiva”, pese a que salían desde hacía sólo cuatro meses.

Tras la marcha de silencio que se realizó este domingo por las calles del pueblo, Romina Ibarbia, la tía de la adolescente, dijo respectos del comportamiento de Gustavo Villarreal durante la relación: “Era muy celoso, posesivo, y yo me cansé de decírselo”.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo