Policiales

Ingrid: tercer crimen, primera resolución

Marcos Hayes (32) es el único imputado por el femicidio de la joven mamá. Se cree que la mató en el Cerro de la Cruz, con un disparo en la nuca, y que actuó solo.

La imputación por femicidio al novio de Ingrid Vidosa, Marcos Hayes, apaciguó un poco los reclamos de los ciudadanos de Villa Carlos Paz, indignados por la tercera muerte en menos de seis meses en el Cerro de la Cruz. El de Ingrid es el noveno femicidio en Córdoba en lo que va del año. 

Con las heridas abiertas por el brutal asesinato todavía no esclarecido de Andrea Castana, el 11 de marzo, más las dudas en torno a la muerte del fotógrafo Hernán Sánchez –cuyo crimen aún no pudo ser precisado–, el hallazgo del cuerpo sin vida de Ingrid el martes disparó la crispación en la localidad más turística de Córdoba. 

Ayer, pasado el mediodía, el fiscal General, Alejandro Moyano, fue el primero en dar una versión oficial sobre la investigación, en manos del fiscal Ricardo Mazzuchi, fuertemente cuestionado por su accionar en los otros dos casos del Cerro. Aseguró que la principal hipótesis es que Ingrid fue asesinada en el cerro, donde se halló su cuerpo, y que Hayes habría actuado solo. 

“El arma secuestrada en el domicilio del hombre es compatible con un calibre 22, y de características similares a la bala que quedó alojada en la cabeza de la víctima”, aseguró Moyano, y precisó que sobre él pesa una imputación por homicidio calificado por femicidio. 

Ingrid tenía golpes en su cuerpo y un disparo en la nuca. Según Moyano, los primeros indicios hacen suponer que el crimen habría ocurrido ya de noche y que la víctima habría estado de rodillas cuando recibió el tiro, desde atrás. Se esperaban los informes toxicológicos para determinar si la víctima y victimario habían consumido drogas, mientras se rastreaban testimonios para tratar de precisar si existió una discusión entre ellos momentos antes del crimen, en un alojamiento de la zona. 

Hacia atrás

Ingrid salió de la casa de su mamá a las 16 del lunes, rumbo a una supuesta entrevista laboral. “Me dijo ‘bañáte que cuando vuelva te plancho el pelo’, ella pensaba volver”, contó entre lágrimas la mujer tras presentarse en la Fiscalía. Habló también de la relación con Hayes: lo describió como un hombre celoso y controlador. “Si ella venía, venía con él. Él estaba presente en todas las cosas que uno quería hacer”, detalló. Dijo que a veces daba malas contestaciones, pero que no quería polemizar con su hija para no alejarla, y que por eso lo ignoraba. 

Ese lunes, cerca de las 20, Carlos Vidosa recibió un mensaje muy extraño en su celular: su hija le decía que estaba cansada de todos, “casada de que la cagaran”, que no quería verlos más y que no la encontrarían. Se cree que el crimen habría ocurrido a esa hora, aunque el cuerpo fue encontrado el martes cerca de las 14 por unos turistas. Su celular aún no apareció. 

Violencia natural

“Es difícil que una persona con la violencia naturalizada denuncie violencia”, disparó una compañera de trabajo de Ingrid, y señaló que la vida de la joven estaba marcada por situaciones violentas. “Sus entornos familiares y afectivos eran violentos”, señaló, sin ahondar en detalles sobre la vida privada de la víctima. 

 Si sos víctima de violencia, no te quedes callada. Denunciá. Llamá al 0800 888 9898 o al 144 y asesorate. 

“Tenían una relación tóxica: él era celoso y obsesivo, era dominante y la sometía a una sostenida violencia psíquica”, describió el abogado de la familia, Carlos Nayi, y destacó que “aunque no había golpes sí había una tortura psicológica diaria”. “Ella había modificado su personalidad, se había vuelto distante, desconectada del mundo”, agregó.

***

Siguen IMPUNES

El crimen de Ingrid parece haberse cerrado en el círculo íntimo de la joven, y su rápida resolución no hace más que retrotraer el tiempo al mes de marzo. El 11 de marzo se reportó la desaparición de Andrea Castana, una joven madre que subió al Cerro de la Cruz para hacer ejercicios y nunca llegó a retirar a sus hijos de la escuela. Fue abusada y asesinada, y su cuerpo se halló dos días después, escondido detrás de un árbol a unos 500 metros del sendero que lleva hasta la Cruz. 

Hubo una docena de cotejos de ADN y cuatro sospechosos, que poco a poco se fueron desvinculando de la causa pero que aún están imputados. Uno de ellos es Juan Manuel Lazzaroni, exmarido de Andrea, imputado por femicidio pero libre por falta de elementos para acusarlo. 

A más de cinco meses, la investigación sigue apuntando al entorno del último imputado, Omar González –quien continúa detenido por otras causas–, pero nada se sabe del autor del robo, abuso y homicidio de Andrea. 

Imprecisiones. Hernán Sánchez había desaparecido en diciembre de 2014, y su cuerpo en avanzado estado de descomposición fue hallado el 13 de marzo en el Cerro de la Cruz, mientras buscaban a Andrea. Pasaron cinco meses y la Justicia no ha podido determinar, aún, si se trató de un suicidio o de un homicidio. Las versiones oficiales apuntaron en principio a la teoría de una autoagresión, pero no tuvieron elementos para sostenerla. En cambio, los familiares de Sánchez aseguran que su cuerpo presentaba golpes y que fue víctima de un homicidio. 

“No es competencia nuestra disponer medidas preventivas”, dijo Moyano al ser consultado sobre si se han incrementado las medidas de seguridad en el Cerro. 

***

“Basta, pero basta en serio”

El Colegio de Abogados de Villa Carlos Paz pidió a la Justicia celeridad y efectividad en la investigación de los crímenes, y que se termine con el estado de inseguridad que se vive en la ciudad. “Estamos hablando de un lugar emblemático como el Cerro de la Cruz, espacio turístico, religioso y recreativo, que se ha transformado en el Cerro de la Muerte”, se quejó Rosales, y cuestionó que sigan sin esclarecerse los casos Castana y Sánchez. “Los fiscales deben resolver el problema, y el problema no es solamente este… el problema es la tranquilidad pública que deriva de saber que los culpables están en la cárcel”, sentenció. 

“Nosotros venimos sosteniendo que en Carlos Paz la justicia está funcionando pésimamente, y veníamos pidiendo el cambio de fiscales, algo que sostenemos”, reforzó. 

***

Silenciosa marcha

En absoluto silencio marcharon desde la Coopi hasta la Fiscalía los compañeros de trabajo de Ingrid. "Justicia por la compañera", decía la pancarta que levantaron sus compañeros, en medio de una jornada de luto en la Cooperativa. La mujer había ingresado ahí en 2013 con un Programa Primer Paso, y en el último tiempo realizaba suplencias. Acompañaron la marcha amigas de Andrea Castana y familiares de Hernán Sánchez. 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo
Cache generated by MODULE Static Page Cache at 27/08/2015 | 11:44:42 url:/node/327646?rc=1