Policiales

Hurto calamitoso: la figura que aplicarán a ladrones y saqueadores

Se trata de un delito mayor al de robo calificado. Prevé penas de 1 a 6 años de prisión. Hay más de 100 detenidos por esos hechos.

Son más de 100 las personas detenidas hasta la madrugada de este jueves como consecuencia de los delitos que se cometieron en Córdoba durante el autoacuartelamiento de los policías que comenzó el martes por la mañana y terminó el miércoles, pasado el mediodía.

La falta de efectivos en las calles determinó que grupos de personas saquearan y robaran comercios son resistencia durante unas horas y luego, enfrentándose  con propietarios y vecinos de esos locales.

Según informaron desde la fuerza policial, se esperan nuevas detenciones en las próximas horas, ya que la Justicia emitió decenas de órdenes de allanamientos en distintos lugares de la ciudad. En muchos casos, se ha recuperado la mercadería perdida.

En tanto, a las 9 de este jueves, la Fuerza brindará una conferencia de prensa en la que se informará sobre el detalle de los operativos de las últimas horas.

Delito grave. En tanto, los fiscales de cada distrito tienen la orden estricta de perseguir a los que saquearon y robaron "hasta las últimas consecuencias". Y trascendió que se les aplicará una figura más grave que la de hurto o robo calificado, que es la de hurto calamitoso.

¿Qué significa esta figura penal y qué implica? Según la publicación legal Comercio y Justicia, está contemplado en el art. 163 inc. 2do. del Código Penal y es un ilícito que se consuma cuando por algunas de las circunstancias  que prevé la norma , se afectan los bienes que se encuentran librados a la custodia  de la confianza común, constituyendo un recaudo imprescindible para que se verifique esta modalidad delictiva que concurran algunas circunstancias que la misma figura prevé, así pues incendio, explosión, inundación, naufragio, accidente ferrocarril, asonada o motín, aprovechando el actor las particulares facilidades provenientes de cualquier desastre o conmoción pública o de un infortunio particular del damnificado.

Es decir , para que se encuentren cumplimentados los requisitos esenciales que exige la figura agravada en análisis, resulta menester que para el infortunio de la víctima, ésta sea blanco de una desgracia física o moral, ceguera, acceso epiléptico, desmayo etc.

El tratamiento de esta figura penal agravada exige contemplar un aspecto objetivo y otro subjetivo que autorizan a fundar el agravante, elevándose la escala penal de un mes a dos años previsto para la figura básica del hurto simple art. 162 del Código Penal  a una  más rigurosa de uno a seis años, para esta particular modalidad delictiva.

La rigurosidad de la respuesta punitiva encuentra explicación en las especiales condiciones de indefensión en que se encuentra el sujeto pasivo.

Resulta una cuestión incontrovertida que en medio de un escenario de calamidad, la víctima circunstancial , se encuentra en clara situación de inferioridad de condiciones a la hora de ejercer la defensa de sus bienes, razón por la cuál la respuesta punitiva debe necesariamente ser más enérgica en aras de fortalecer e incrementar la protección del ciudadano en tan especiales situaciones.