?>
Policiales

El hombre que robó las vírgenes, había asesinado a su mujer

Pablo Angelina transportaba antiguas imágenes de vírgenes en el baúl de un auto atrapado en Colonia Caroya. En 1998, asesinó a su esposa. Fue compañero del “Maestro Amor”.

El nombre de Pablo Angelina no dice nada entre los cordobeses. En cambio, los catamarqueños asocian ese nombre con un femicidio ocurrido en 1998: El 9 de febrero, Angelina esperó en la puerta de su casa a su esposa, María Belén Galetto, y gatilló ocho veces el revólver 22. Fue condenado a 18 años de prisión, y en la cárcel escribió un libro: “22”. Su estrategia defensiva había sido esa: ser declarado inimputable. En el libro, lo cierto, pidió disculpas. “Aunque no sirva de nada repetiré siempre: me arrepiento, maldigo a mi ego, a mi soberbia”.

En la cárcel compartió celda con Ricardo Javier Ocampo, el gurú que se hace llamar “Maestro Amor”, acusado de abusar de un menor.

En 2010, Angelina salió en libertad condicional, pero duró poco en las calles: amenazó a su propia madre, quien lo denunció. Cuando la Policía catamarqueña fue a detenerlo, no aparecía por ningún lado. Finalmente se entregó. Finalmente, el juicio en su contra por este delito se suspendió por una probation.

El 1º de diciembre último, Angelina recuperó la libertad. Le faltaban cuatro años para completar la condena.

A toda velocidad. El viernes último al mediodía, los policías de la Caminera apostados cerca de Sinsacate hicieron señas a un conductor para que detuviera la marcha del Gol Trend que conducía. Como si se tratara de Sombra de Horno a bordo de la Puma –el protagonista del cuento de Cacho Buenaventura–, el hombre pisó a fondo. Tampoco frenó en el otro control, en Jesús María. En el trayecto, pasó a cinco camiones sin acatar la prohibición de la doble línea amarilla. A unos 160 kilómetros por hora, ingresó por la avenida Patat, en Colonia Caroya: allí, dos móviles cruzados le impidieron el paso.

Entonces, el conductor tuvo nombre y apellido: Pablo Angelina. En el baúl del Gol Trend la Policía halló dos candelabros, dos imágenes de la Virgen y un Cristo. Dijo que eran de él. En Catamarca, en cambio, los medios dicen que las imágenes fueron robadas en la capilla Del Rosario, ubicada en la localidad de Piedras Blancas, en el departamento Fray Mamerto Esquiú.

“Otra vez estaré procesado por unos policías coimeros que se quedaron con 35 mil dólares de mi propiedad. Lo justificaré y quedará en la nada”, escribió Angelina en su cuenta de Facebook ayer.

Coimas. La acusación. En su cuenta de Facebook, el sospechoso dice que los policías cordobeses se quedaron con 35 mil pesos.

En el auto. Se sospecha que las imágenes santas fueron sustraída en un capilla de Catamarca.

`98. El 9 de febrero de 1998 mató a su pareja, con quien tenía tres hijos. Disparó ocho veces contra ella. La foto (diario El Esquiú) es de 2010.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo