?>
Policiales

Gracias a un gato descubrieron un túnel que llevaba a dos bancos

Empleados de una relojería intentaban atrapar un gato que se había escapado y descubrieron un túnel que llevaba a dos bancos.

La policía investiga si una banda que había fallado en su intento por robar un banco a través de un boquete insistió en sus planes y usó el viejo túnel que ya habían construido para dirigirlo a otra entidad bancaria.

El insólito caso fue descubierto esta mañana, por casualidad, en una relojería ubicada sobre la avenida Rivadavia al 8700, entre las calles Belén y Carrasco, en el barrio porteño de Flores, cuando se desplomó el piso del local.

Los encargados de la relojería pisaron en un sector de difícil accesibilidad porque querían buscar un gato que se había escapado hacia allí, señalaron a la agencia DyN las fuentes consultadas.

Cuando fueron a buscar al gato, el piso se desplomó y vinieron los bomberos que descubrieron un túnel de unos 50 metros que se bifurcaba hacia dos direcciones.

Una de las orientaciones del túnel apuntaba hacia una sede del Banco Piano; y la otra, hacia el sector de cajas de seguridad de un Banco Río.

Esas entidades se encuentran en la misma cuadra, aunque en direcciones opuestas, y el túnel atravesaba varios negocios que estaban entre ambos, como una relojería, un bazar y una mueblería.

Precisamente, en junio pasado, en la misma cuadra, ladrones boqueteros intentaron robar el Banco Piano cavando un túnel, pero les fallaron los cálculos y aparecieron en la mueblería que igual robaron, aunque solo pudieron hacerse de unos tres mil pesos.

Los investigadores no descartan que el túnel descubierto hoy haya estado tapado cuando ocurrió el robo a la mueblería y nunca hubiera sido descubierto hasta ahora, porque los delincuentes planeaban atacar las dos sedes bancarias.

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo