Miercoles 2 de noviembre, 14:47
Despejado 30º / 35%
/ Registrate

El futuro político del Jefe de Policía y sus consecuencias

La continuidad o no de Alejo Paredes en la jefatura produciría cambios en las piezas de ajedrez que conforman las jefaturas.

Alejo Paredes ocuparía un lugar en el próximo Ejecutivo provincial.

Alejo Paredes ocuparía un lugar en el próximo Ejecutivo provincial.

  • de
El futuro político del Jefe de Policía y sus consecuencias

17/10/2011 00:00

Por Dante Leguizamón

Como jefe de Policía, Alejo Paredes ha sido el alfil de la seguridad durante el gobierno de Juan Schiaretti y todo indica que seguirá formando parte del tablero de ajedrez cercano al poder en el futuro gobierno de José Manuel de la Sota. Sin embargo, la posible “movida” del futuro gobernador en relación con la seguridad, podría implicar también la creación de un Ministerio del área y eso hace que nada esté del todo claro y menos aún las posibles consecuencias.

Algunos dicen que Paredes seguiría siendo jefe de Policía, pero otros lo ubican como un posible secretario de Seguridad y algunos hasta creen que podría convertirse en ministro de una cartera que crearía el próximo gobernador. Cualquier posibilidad implica cambios y por ello, desde hace algunas semanas, la situación interna de la Policía es un hervidero donde todos están inquietos. Algunos temen ser pasados a retiro. Otros que no los retiren nunca. Muchos desesperan por alguno de los pocos cargos que quedarían vacantes y todos mueren de ansiedad. Prepárense a conocer detalles internos que los policías no quieren que se sepan.

Lo básico. Para entender, explicamos las cosas formales. La Policía es dirigida por un Jefe de Policía (“el JP”, para los fanáticos del lenguaje policíaco) que es el que manda en la Jefatura de Policía (la Juli Papa, según la frecuencia policial). Ése jefe trabaja apoyado en un Estado Mayor, que lo conforman el subjefe y otros siete comisarios generales que conducen las Direcciones Generales más importantes de la Policía.

Para la confección de ese Estado Mayor, Alejo Paredes mostró que, además de policía, es un excelente político. Tomó a casi todos los comisarios que andaban por allí haciéndole internas o cuyos nombres sonaban como sus posibles sucesores y les dio un lugar (tuvieron suerte a otros los “limpió” pasándolos a retiro) en el Estado Mayor conformando un equipo de trabajo que, pese a algunos celos, ha demostrado saber trabajar en equipo y hacer lo que le pedían desde el gobierno provincial.

Las novedades. Desde hace tiempo (es jefe desde enero de 2007 cuando lo nombró justamente De la Sota, diez meses antes de terminar su segundo mandato) Paredes viene diciendo que se retira, que cumplió su ciclo y que quiere irse solo y no porque no le queda otra. Cada vez que lo dice los miembros del Estado Mayor tiemblan. Primero, porque temen que si se va él se vayan todos (antiguamente al retirarse un jefe se retiraba todo su Estado Mayor para dar lugar a otra conducción y otra generación) y después porque la mayoría aspira a ser “el JP” y mandar en la “Juli Papa”. En una estructura piramidal esa ambición es perfectamente entendible y más si los que aspiran han mostrado que pese a esas aspiraciones han sabido acompañar al equipo. El problema es que los jefes están desesperados y apenas si pueden dormir por la incertidumbre.

La primera novedad que trascendió en las últimas semanas es que al final Paredes no se va o, mejor dicho que sólo se iría para ocupar un cargo político más importante, pasando a formar parte del numeroso gabinete de ministros que piensa conformar De la Sota. Según se dice, estaría a cargo de un ministerio de Seguridad o de una secretaría subordinada a uno de esos ministerios. O sea que sería el jefe del jefe de Policía.

¿Y eso qué implica? Si Paredes fuera ministro o secretario de Seguridad subordinado a un ministerio, será necesario nombrar un nuevo jefe y ahí se reactiva la interna del Estado Mayor Policial. Los que aspiran a ese cargo son nada menos que cinco de los ocho integrantes actuales del cuerpo.

Ellos odian que se los nombre en este contexto, pero la verdad es la verdad. Se trata de Héctor Daniel Pino (actual subjefe), Sergio Comugnaro (director general de Investigaciones Criminales), Juan Carlos Santillán (director general de Seguridad Capital), Carlos Colino (director general de Caminera) y Ramón Ángel Frías (director general de Departamentales Sur). Paredes se niega a hablar del tema entre otras cosas porque sabe que la decisión que tome deberá consensuarla con el nuevo gobernador, pero conociendo la interna policial y la carrera de los aspirantes, es posible especular cuáles son las alternativas que pasan por su cabeza.

Si lo que él quiere es un nuevo jefe que continúe su política sin cambiar casi nada, el candidato es su hombre de mayor confianza: el actual subjefe Daniel Pino. Si lo que quiere, en cambio, es dejar un jefe con vuelo propio que no dependa de él y tenga capacidad de imponerle su propio perfil a la Policía, su candidato será Sergio Comugnaro. Si por el contrario Paredes tiene la idea de encargarse de la parte política y pretende en la Policía a un jefe operativo que trabaje de sol a sol y llene las calles de policías, los candidatos son dos: Carlos Colino, actualmente en Caminera y Juan Carlos Santillán, encargado de la seguridad en toda la capital. Si busca una mezcla de todo eso y se anima con alguien que tiene un poco de cada uno de los otros, el futuro jefe puede ser Ramón Ángel Frías.

Lo que está claro es que suba o no suba a un ministerio Paredes debe oxigenar la fuerza con nuevos cargos y para ello será necesario pasar a retiro algunos jefes porque si siempre las mismas personas ocupan los cargos importantes, terminan relegando a los que vienen atrás. En este sentido muchos especulan que Paredes podría pasar a retiro a dos o tres de los policías más antiguos que hoy están en el Estado Mayor.

En ese sentido los grandes candidatos a irse serían Mario Nieto de Drogas y Juan Carlos Nuñez, de Formación Profesional. A ellos podría sumarse algunos de los que suenan para jefe y no sean capaces de soportar la frustración de no llegar, o impliquen un problema para el jefe que quede.

¿Y quién se banca a Paredes? A lo largo de su gestión, Paredes trabajó bajo las órdenes de dos ministros: Carlos Massei y Carlos Caserio. Si el nuevo gobernador le ofrece seguir siendo jefe de Policía, sería bueno saber qué haría Paredes en el caso de que le pongan encima a un ministro que no conoce. Durante su gestión anterior, De la Sota tuvo tres ministros de seguridad: Carlos Alessandri, Jorge Busso y Massei.

Quienes conocen a Paredes dicen que el actual jefe sólo aceptaría trabajar con Massei o con Caserio, pero se dice que Caserio no formaría parte del próximo gobierno. Otra posibilidad es que Paredes como jefe de Policía (o como secretario de seguridad) dependa de un superministerio que, los analistas políticos dicen, conduciría el actual ministro de salud, Oscar González.

Esta última idea no le molestaría a Alejo Paredes que está ansioso y entusiasmado con la idea de seguir.

..............................

Las fichas:

Alejo Paredes es el más político de los policías. Seguirá siendo el hombre más fuerte de esa institución, pero la duda es si lo hará como jefe o como secretario de seguridad o ministro. Algunos dicen que le falta convertirse en un político, pero él se ríe porque hace tiempo que lo es.

Daniel Pino es más viejo que Paredes, pero lo acompañó siempre (desde atrás). En el Eter y en la jefatura. Quizá sea el momento de que, debajo de su líder, llegue bien arriba.

Carlos Berrocal es jefe de las Departamentales Norte, uno de los lugares más tranquilos del Estado Mayor. Es de los que podrían pasar a retiro.

Sergio Comugnaro es jefe de Investigaciones. Tiene suficiente personalidad como para imponerle su propio perfil a la Policía. Eso le juega en contra.

Juan Carlos Santillán es jefe de seguridad capital. Le apaga los incendios a Paredes en el distrito más caliente. Tiene un perfil, sobre todo, operativo.

Si la Caminera es un éxito, se debe a Carlos Colino, famoso por su placer en aplicar los artículos más polémicos del Código de Faltas. Un “mano dura”.

Ramón Frías. A cargo de las Departamentales Sur. Estuvo enfrentado con Paredes, pero se subordinó. Desde hace tiempo tiene en claro que quiere más.

Mario Nieto está a cargo de Drogas. En 2008 estaba por retirarse y Paredes lo llevó a esa Dirección. Dicen que no quiere seguir. Es el más antiguo.

Carlos Nuñez está a cargo de Formación Profesional. Es quien promovió la capacitación de los oficiales jefes. Podría ser uno de los que pase a retiro.

¿Qué te produce este tema?

Comentarios

    julio cesar gimenez pizarroMartes 01 de Noviembre, 09:29

    lSr. Gobernador, el jefe de policía le ha contado que tiene entre sus subordinados, un Comisario en actividad, que debió solicitar en pase a retiro, en razón de temer por su integridad física y de su familia, ya que fue amenazado de muerte y perseguido, por investigar a algunos integrantes del D 2, que actualmente se encuentra en el programa de protección de testigos y quien lo amenazó y lo persigue es uno de los hombres fuerte ha reemplazar a Paredes; el Comisario Gral. R. Frias, quien fue denunciado en el año 2009, en la Fiscalia Federal a/c. Dr. Gustavo Vidal Lazcano, quien se aparto,de la investigación luego de casi dos, años, de no hacer nada. Solo por tratar de esclarecer quien había asesinado a su padre un gremialista compañero de lucha de Atilio Lopez, Agustin Tosco o Rene Salamanca, Este es el jefe de policía que el Gobernador elige, quien permite que se usen aquellos viejos y no olvidados métodos de sembrar el miedo y el terror, para callar los delitos D.D.H.H. que utilizaba el Tucan Yanicelli, el turco Yabours, el Negro Molina y otros. Gracias Sr. Gobernador por garantizar los derechos y garantias constitucionales y el libre funcionamiento del estado de dereccho

    Reportar abuso

  • © 2009 - 2011 Todos los derechos reservados.
    Cache generated by CRON Static Page Cache at 02/11/2011 | 14:47:09