?>
Policiales

Flores: murió un niño de 5 años y detuvieron a su padrastro

El acusado contó que el niño no respondía a sus llamados y que lo encontró inconsciente en su cuarto. El menor murió en el hospital, al parecer producto de la gravedad de las heridas producidas por una brutal golpiza. 

Un niño de 5 años fue trasladado con traumatismos a un hospital de Flores, donde murió, y por orden judicial fue detenido su padrastro como sospechoso de haberle dado una golpiza. 

El hecho ocurrió ayer por la tarde en un edificio de la calle Yerbal al 2700, del barrio porteño de Flores, donde fue convocada una ambulancia del Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME) a causa de un niño de 5 años que estaba en estado de inconsciencia.

El padrastro del chico contó que éste no respondía a sus llamados y que lo encontró inconsciente en su cuarto.

Los médicos del SAME llegaron al domicilio y trasladaron de urgencia al paciente hasta el Hospital Piñero, donde llegó con signos vitales pero luego murió producto de los graves traumatismos que presentaba en distintas partes del cuerpo.

Desde el hospital se hizo la denuncia a la Policía y la comisaría 38, y así se inició una causa caratulada como "muerte dudosa sospechada de criminalidad".

Las autoridades policiales realizaron la consulta correspondiente con el Juzgado de Instrucción 4, a cargo de la jueza Silvia Ramond, quien dispuso la detención del padrastro del nene, un hombre de 33 años, ante la sospecha de que él haya sido quien golpeó al niño.

Al momento de sufrir los golpes, el chico se encontraba solo con su padrastro, ya que su madre estaba trabajando. La jueza Ramond aguardaba por estas horas los resultados de la autopsia para ver si los traumatismos que provocaron la muerte del chico se deben a una paliza o si pueden corresponder con otra circunstancia.

Según lo que informen los expertos del Cuerpo Médico Forense, el sospechoso podría ser indagado por el delito de "homicidio" o liberado en las próximas horas en caso de que no esté involucrado en la muerte.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo