?>
Policiales

La fiscal considera que Rocío Rodríguez no se suicidó

Mercedes Balestrini sostiene que Santiago Bonelli tenía planeado deshacerse del cuerpo de su novia para ocultar pruebas. Dictaminó su prisión preventiva. Según el dermotest, la joven no se disparó.

Para la fiscal Mercedes Balestrini no hay dudas de que lo que ocurrió el lunes 2 de diciembre en una casa de calle Rodríguez del Busto al 2400, en barrio Alto Verde de la ciudad de Córdoba, fue un femicidio. Y de que el autor de ese femicidio es Santiago Bonelli (39), a quien le dictó la prisión preventiva por el presunto delito de “homicidio calificado por el vínculo y agravado por el uso de arma de fuego”.

Rocío Florencia Rodríguez, de 23 años y oriunda de la ciudad de Las Varillas, murió de un escopetazo en el pecho y su cadáver quedó tendido boca arriba a metros del baño de la vivienda mencionada arriba. Su novio, Bonelli, quien hasta el momento se abstuvo de declarar, le dijo a Pablo Marín, un amigo médico al que llamó aquel 2 de diciembre, que Florencia se había “disparado”.

Desde entonces hasta hoy se hicieron pruebas testimoniales, periciales, documentales, informativas y hasta oculares en la casa del acusado. Y esas pruebas, de acuerdo consta en la resolución de la fiscal Balestrini a la que accedió Día a Día, son contundentes:

» Dio negativo el dermotest practicado a las manos del cuerpo de Rocío. Lo que comprueba que no se disparó.

» El brazo de Rocío medía 71 centímetros, en tanto que la medida desde el gatillo hasta la punta del caño de la escopeta secuestrada (marca Beretta calibre 20 color negra) es de aproximadamente 85 centímetros. Lo que, en un sentido físico y lógico, evidencia la imposibilidad de que se haya disparado.

» El policía Carlos Albariño “expresó que la escopeta secuestrada presenta mecanismos de características complejas que imposibilita la utilización de ella por parte de personas no idóneas en el tema. Además, afirma que la escopeta al momento de su secuestro se encontraba trabada”.

» El propio Marín –amigo de toda la vida de Bonelli– declaró que “no vio el arma cerca del cuerpo, lo cual acreditaría que la víctima no se autoagredió ya que no tenía el arma libre a su disposición”.

» La primera médica en recibir el cuerpo de Rocío en el Sanatorio Allende, adonde fue llevada después del escopetazo, declaró que Bonelli comentó “se ve que (Rocío) encontró los cartuchos y, sin saber usar la escopeta, la armó y se disparó”, lo que a la médica le pareció “raro” porque le enseñaron en Medicina Legal “que es difícil suicidarse con una escopeta”.

» Marín y esta misma médica confirmaron que el cadáver estaba limpio, tenía lavada la herida, mojado el pelo y estaba envuelto en una bata y sábanas impecables, sin manchas, lo que les llamó la atención dado que, en caso de haberse disparado, habría sangre en cuerpo, ropa y paredes.

Manipulación. Pero la prueba del luminol halló restos de sangre “en el baño y signos de arrastre en el pasillo”, evidencia de que alguien limpió la sangre. Sostiene la fiscal: “Considero que esta manipulación del cuerpo fue realizada por el imputado para eliminar los rastros del delito, ya que es carente de sentido común pensar que Rocío Rodríguez, luego de haber recibido el impacto de proyectil que ocasionó su muerte, haya podido movilizarse, trasladarse, bañarse”.

Se hallaron manchas de sangre en la remera, bermuda y calzoncillo que usaba Bonelli ese día.

Sigue la fiscal: “Se encuentra acreditado que el imputado Bonelli utilizó un arma de fuego (escopeta secuestrada) que tenía en su domicilio a los fines de dar muerte a su novia Rocío Rodríguez. Y luego de ello, a los fines de procurar su impunidad, lavó todo el cuerpo y limpió la escena del crimen, para luego llamar a su amigo Pablo Marín solicitando ayuda. Es de destacar la actitud de colocar a su novia en el baúl de la camioneta, desnuda con la herida lavada, cubierta con una bata, sin manchas de sangre, envuelta en toallas”.

“Es de destacar también el lugar donde el imputado colocó la camioneta para poder cargar el cuerpo de la víctima, que fue en el garaje de su vivienda, fuera del alcance de la vista de sus vecinos”. Para Balestrini, éste y otros indicios hacen presumir “que el imputado Bonelli planificaba deshacerse del cuerpo de Rocío Rodríguez, procurándose de esa forma absoluta impunidad. Lo cual fue impedido por la sorpresiva llegada de su amigo Pablo Marín, quien tomó la decisión de llevar a Rocío al Allende”.

Relación conflictiva. De acuerdo con el testimonio de amigas, familiares y conocidos de Rocío, ésta tenía una relación conflictiva con Bonelli, traducida en “violencia física y psicológica” de él hacia ella. Se lee en la causa: “Son de valor las constancias del Facebook de la víctima (...) de las que surgen que Rocío expresaba que Santiago era muy celoso, se drogaba, era oscuro, era un loco y psicópata y expresamente escribió ‘tengo miedo que algún día me mate’”. Es por ello que Rocío “tenía la intención de separarse del imputado”.

“Debo considerar los dichos de la madre de la víctima (Mónica Palavecino), quien afirma que está segura que su hija no se suicidó, que Rocío tenía proyectos, que nunca hubiera sido capaz de autoagredirse, que era feliz”. Varias amigas declaran que Rocío quería mudarse a México en 2014, y una de ellas afirma que finalmente habían elegido Chile porque “no le alcanzaba la plata”.

Por estas y otras pruebas, la fiscal considera acreditada “la participación del prevenido Bonelli en el hecho de homicidio calificado”.

-------------------------

"Vamos a seguir pidiendo justicia". “Nunca, jamás pensé que esto podía suceder, sólo deseo justicia, que la Fiscalía siga trabajando como hasta ahora, de forma excelente, rápida y transparente. No nos olvidamos de Rocío (foto a la izquierda), la ciudad me apoya enteramente, ahora entramos en un receso durante el mes de enero pero vamos a seguir pidiendo justicia”. Estas fueron las palabras de la madre de Rocío, Mónica Palavecino, poco después de enterarse del dictado de prisión preventiva de Bonelli (foto arriba). Su abogado, Carlos Nayi, dijo en Radio Mitre Córdoba que “se había enmascarado la escena del crimen”. Y agregó: “La Querella sigue insistiendo en que la responsabilidad no se agota en Bonelli sino que hay otras personas que deben ser investigadas, imputadas y detenidas”.

------------------------

Acusado. La imputación sobre Bonelli es “homicidio calificado por el vínculo y agravado por el uso de arma”.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo