?>
Policiales

"El policía me tiró a matar, y luego me seguía pegando en el piso"

Facundo Brandán (18), el joven baleado en el cuello por policías en una persecución, negó haber evadido un control policial y dijo que los policías intentaron asesinarlos.

"Nunca evadimos un control policial. Es mentira eso. Nos asustamos porque mi amigo es menor para conducir, pero finalmente frenamos para entregarnos. Y cuando lo hicimos, el policía me tiró a matar".

La frase es de Facundo Brandán (18), el joven que estuvo en coma tras recibir un disparo en el cuello por parte de dos policías que actualmente se encuentran imputados y separados de sus cargos, mientras la Justicia investiga si se trató de un episodio de violencia institucional.

Ocurrió a fines de enero, cuando Brandán iba de acompañante en una Ford Ranger negra que conducía un menor de 16 años, y que luego de una persecución recibió al menos cuatro disparos policiales. Uno de los proyectiles ingresó en el cuello de Brandán, quien estuvo internado al borde de la muerte.

Finalmente salió del coma y esta mañana dio su versión en Mitre Córdoba: "Primero que nada, nunca evadimos un control policial. Nunca hubo ningún control. Estábamos parados en un semáforo y la Policía se nos puso al lado. Mi amigo se asustó porque no tiene carnet y ahí aceleró".

"Cuando empezó la persecución aceleramos, íbamos como a 100 kilómetros por hora", reconoció, pero aclaró: "Fueron 10 minutos a lo sumo. Nos dimos cuenta de que no tenía sentido y frenanos en un camino de tierra para entregarnos. Y ahí fue cuando el policía bajó y me tiró a matar".

"Yo estaba herido en el piso y me seguían pegando y basureando", se defendió.

La camioneta habría recibido al menos cuatro disparos policiales.

El joven negó haber evadido un control policial en barrio Escobar (como constaría en la causa), y dijo que con su amigo estaban regresando a dormir tras haber tomado una gaseosa en la avenida Rafael Núñez.

"No frenamos antes porque mi amigo se asustó porque no tiene carnet", manifestó. "Es mentira lo que dice la Policía de que nosotros les disparamos. No teníamos armas. En cuanto frenamos, nos dispararon y casi me matan", señaló.

Los policías, Lucas Ges y Martín Aguilar, ambos imputados por "lesiones graves", declararon esta mañana ante el fiscal Ernesto de Aragón y negaron haber disparado a matar. Según su versión, apuntaron a las gomas de la camioneta para frenarla, pero por las irregularidades del suelo el vehículo se movió y uno de los proyectiles salió "hacia arriba", hiriendo a Brandán.

Además, afirman que la camioneta evadió un control policial, que iba a "140 kilómetros por hora" y que la persecución duró un largo tiempo.

Continuarán imputados, separados momentáneamente de sus funciones mientras se profundiza la investigación. El fiscal ordenó una reconstrucción virtual para determinar la trayectoria de los disparos policiales.

 

 

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo