?>
Policiales

"El loco de Caballito", acusado de un femicidio, comprende la criminalidad de sus actos

Así lo determinaron los peritajes médicos. Este miércoles serán los alegatos en el juicio. 

Un peritaje oficial determinó que el taxista acusado de degollar y apuñalar a una mujer en una confitería del barrio porteño de Caballito en 2015 comprendió la criminalidad de sus actos, por lo que el miércoles se realizarán los alegatos en el juicio oral al que es sometido por el caso, informaron este martes fuentes judiciales.

Los peritos Esteban Toro Martínez, del Cuerpo Médico Forense, y Edgardo Piaggio, de la defensa y en disidencia parcial, concluyeron que el denominado "Loco de Caballito", Alejandro Daniel Bajeneta (54), tenía "la autonomía psíquica suficiente como para comprender y/o dirigir su accionar" cuando fue cometido el femicidio de Gabriela Alejandra Parra (49).

Por esta razón, este miércoles a las 12 se realizarán los alegatos en el juicio llevado a cabo en el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC 4), integrado por los jueces Julio César Báez, Ivana Verónica Bloch y Adolfo Calvete y ubicado en Talcahuano 550, sexto piso, de la Capital Federal.

El debate había tenido tan sólo cinco audiencias desde su inicio en octubre último y se estaba a la espera del resultado de estos peritajes médicos y psiquiátricos complementarios para determinar si el acusado era imputable.

La última audiencia se había realizado el 20 de febrero, cuando se anunció que el 6 de marzo el imputado Bajeneta iba a ser sometido a un mapeo cerebral a pedido de su defensa.

El debate se inició el 21 de octubre pasado y los psiquiatras Toro Martínez y Piaggio, en conjunto con Luis Kvitko por parte de la querella, llegaron a la conclusión de que con los elementos que contaban no se podía afirmar ni negar si Bajeneta había podido comprender la criminalidad de sus actos y dirigir sus acciones.

Los tres peritos indicaron que en el taxista detectaron un "trastorno de la personalidad", antecedente de "consumo de drogas" y que había un informe que hablaba de un "síndrome desejecutivo", que es un conjunto de síntomas -problemas de comunicación, déficits comunicativos, cognitivos y conductuales, cambios en los patrones de sueño- que surgen a partir de alteraciones en el cerebro. 

Sin embargo, Kvitko opinó ante los jueces que ese diagnóstico no era "coherente" con "la preparación" que hubo en este hecho.

Por este motivo, los jueces del TOC 4 habían ordenado un nuevo peritaje para definir si el taxista era o no imputable y que esas nuevas conclusiones pudieran ser expuestas en el juicio.

El taxista llegó al debate oral acusado de ser el asesino de Parra, en una causa caratulada como "homicidio doblemente agravado por alevosía y por haber mediado violencia de género", un delito que prevé prisión perpetua, La estrategia de la defensa era que el tribunal declarase a Bajeneta inimputable por no haber comprendido la criminalidad de sus actos al momento de degollar a Parra en un restaurante en Caballito.

La autoría del hecho no se encuentra en discusión ya que además de degollar y aplicarle a Parra siete puñaladas delante de más de 100 testigos, el homicidio quedó grabado por las cámaras de seguridad del restaurante Plaza del Carmen, ubicado en las intersecciones de las avenida Rivadavia y La Plata, en el citado barrio porteño.

De acuerdo a lo reconstruido en la instrucción por el juez Jorge López y la fiscal Estela Andrades, Parra, quien trabajaba en una inmobiliaria y como asistente terapéutica, había sido novia en la juventud de Bajeneta, pero para la época del hecho, el taxista estaba obsesionado con ella y la acosaba con constantes llamadas y mensajes para retomar una relación que ella rechazaba.

Bajeneta declaró en su indagatoria de instrucción que hacía 10 años mantenía una relación de pareja con Parra, pero todos los testigos del entorno de la víctima lo negaron.

El taxista le prometió a Parra que la cita en Plaza del Carmen iba a ser para darle una carta y una cadenita y que luego de ello no la iba a molestar más.

La carta, secuestrada en la cartera de la víctima y exhibida el primer día del juicio, decía: "Gaby, jamás hubiera ni pensado que te toque otro hombre, cumplo con la promesa que nos hicimos. Te amo mi nena".

Andrades dio por acreditado que Bajeneta asesinó a Parra el 2 de mayo de 2015, a las 17.45, en el interior del restaurante, al atacarla por la espalda cuando le iba a colocar un abrigo, con un cuchillo de combate, con el que, según la autopsia, le provocó un total de ocho lesiones, siete de ellas punzantes y la restante cortante, en el cuello.

Luego de recibir un sillazo por parte de un cliente, Bajeneta se cayó y rompió uno de los ventanales de la confitería, caminó diez metros por la vereda de Rivadavia y comenzó a autoinfligirse puñaladas con el mismo cuchillo con el que había asesinado a Parra, hasta que se desvaneció y fue detenido por la Policía.

Entre los elementos secuestrados a "El loco de Caballito", además de dos cuchillos de combate, uno de los cuales empleó para el crimen y para autoapuñalarse, había una réplica de revólver y una sevillana con la dedicatoria "con todo mi amor para Gaby".

Sumate a la conversación
Seguí leyendo