?>
Policiales

El fiscal Albornoz acusará a Lizarralde de femicidio

Gonzalo Lizarralde es el único imputado por el crimen de Paola Acosta y el ataque a su hija. El jueves declaró el forense que hizo la autopsia, inspeccionaron la camioneta, e incorporaron la inverosímil denuncia del acusado diciendo que fue secuestrado la noche del 17 de septiembre de 2014.

Un médico forense que confirmó que la causa efectiva de muerte de Paola Acosta fue la herida punzocortante en el cuello, una inverosímil denuncia de un supuesto secuestro que habría sufrido el imputado Gonzalo Lizarralde la noche del crimen y la inspección judicial a la camioneta Peugeot Expert. 

Con eso se dio por terminada la etapa de pruebas en el juicio por el femicidio de Paola y el ataque a Martina, quienes fueron encontradas en una alcantarilla de calle Domingo Zípoli e Igualdad el 21 de septiembre de 2014, tres días después de su desaparición. 

El miércoles 6 de octubre serán los alegatos en la Cámara 11ª del Crimen y, muy probablemente, la sentencia se dicte el mismo día. El fiscal Diego Albornoz dijo el jueves que sostendrá la acusación por femicidio con la que Lizarralde llegó a juicio: “Creo que va a sostenerse el femicidio y la alevosía para Paola, y el vínculo y la alevosía para M.A.”. 

Para Albornoz, no hay dudas de que el imputado mató a Paola dentro de la camioneta. “El perito (Luis María Defagot) confirmó que la causa eficiente de la muerte fue la herida en el cuello, y mi pregunta fue para saber en cuánto tiempo puede haber muerto: en minutos dijo”, precisó el fiscal. 

Defagot, quien realizó la autopsia, declaró que el cuerpo de Paola presentaba muchas lesiones, algunas con indicadores de defensa y otras que posiblemente le causaron la muerte. “Tenía lesiones en el antebrazo y mano que sugieren defensa, pero por su profundidad no fueron causales de la muerte”, explicó. 

En cambio, las lesiones que tenía en el cuello “sí son suficientes para producir la muerte”. Consultado por el fiscal sobre cuánto tiempo podría haber tardado en morir la mujer, el perito forense dijo: “En minutos”. 

Denuncia. Albornoz pidió también incorporar, y leer en la sala, la denuncia que Lizarralde formuló en marzo pasado, diciendo que la noche del crimen había sido secuestrado y que no había tenido dominio del vehículo cuando mataron a Paola y atentaron contra la vida también de Martina. 

“Con la colaboración de la doctora Eve Flores (fiscal que instruyó la causa) y el doctor Víctor Chiapero (fiscal que archivó la denuncia por el secuestro), ubicamos el expediente a las 11 de la noche (del miércoles) y fue ofrecido como prueba nueva a los fines de demostrar que ha hecho una denuncia para buscar una coartada”, indicó Albornoz. 

Según el fiscal, la denuncia del secuestro “se contrapone totalmente con lo que declaró” el imputado el lunes pasado (17 minutos sin negar el crimen). 

Inspección. Durante varios minutos, los integrantes del Tribunal y los jurados populares pudieron tener contacto con la camioneta Peugeot Expert propiedad de los Lizarralde, en la que se produjo el ataque a Paola y su hija, quienes fueron luego arrojardas en la alcantarilla. 

La camioneta, que fue identificada por los testigos que vieron a Gonzalo junto a Paola la noche del 17 de septiembre, y también por un hombre que la vio estacionada frente a la alcantarilla, había sido lavada varias veces cuando la secuestró la Justicia. Aún así, los peritos judiciales encontraron primero 14 muestras de sangre y luego otras 21, muchas de ellas compatibles con el ADN de la víctima. 

El juicio día por día

Día 1: Seis testigos en el inicio del juicio

Día 2: Lizarralde, más comprometido

Día 3: Lizarralde romperá un año de silencio

Día 4: Cinco testigos y sigue el jueves. Gonzalo Lizarralde no negó los hechos

Sumate a la conversación
Seguí leyendo