?>
Policiales

El camino de Carina

La mujer que desapareció en Alto Alberdi el martes apareció muerta en una barranca próxima a un arroyo de Icho Cruz. Hay un detenido y muchas dudas.

El misterio sobrevuela la muerte de Carina Drigani Bulla, cuyo cadáver apareció en el cauce de un arroyito serrano, en la comuna de Icho Cruz. Fue encontrado este jueves alrededor de las 11 por dos estudiantes que caminaban por la zona, y rescatado siete horas después. 

“Lamentablemente, teniendo en cuenta ciertas características y descripciones, coincide con la señora Carina Drigani Bulla la persona que encontramos muerta. La causa de la muerte está siendo objeto de investigación por lo que no puedo afirmar nada todavía, solamente que pertenece a Carina”, dijo cuando la tarde caía sobre las sierras la fiscal especializada en violencia familiar Mercedes Balestrini, quien entiende desde el inicio en la causa.

Al cierre de esta edición, la autopsia no estaba concluida: esa será determinará cómo murió y si, como se sospecha, fue asesinada. Saber “quién” lo hizo parecía anoche algo más complejo. 

Por ahora, la expareja de Carina (y padre de dos de los cuatro hijos de la mujer), Daniel Baretta, está detenido en la cárcel de Bouwer desde el martes, imputado de los delitos de amenazas, daño y desobediencia a la autoridad. 

La mujer llevaba con ella un botón antipánico desde enero último, cuando la Justicia provincial consideró que el dispositivo podría prevenir algún ataque de su ex. 

El abogado de Baretta intentó despegarlo del lugar y horario donde Carina fue vista por última vez el martes: el consultorio de Olegario Correa 80, entre las 16 y las 17. 

Contra Baretta pesa la última denuncia que Carina radicó el lunes, horas antes de que ella desapareciera: apuntó a una serie de amenazas que recibió desde el viernes anterior y hasta ese mismo día. Aunque el teléfono desde el cual se enviaron los mensajes no había sido identificado, ciertas palabras utilizadas le resultaron compatibles con Baretta, por lo que se dispuso su detención, la que se concretaría al día siguiente. 

La fiscal Ballestrini guardó un estricto silencio público respecto de la investigación, y se limitó a responder ante cada duda que “todo es materia de investigación”. Anoche, desde la Justicia, otras fuentes con acceso al expediente insistían: “Todas las hipótesis siguen abiertas”.

Es que las dudas son muchas: para empezar: el cuerpo estaba en un arroyo, a más de 45 kilómetros de Olegario Correa 80, la dirección donde Carina tenía su consultorio, donde fue vista por última vez con vida. Cualquiera de los caminos probables en vehículo incluye el paso por cabinas de peaje y controles de la Policía Caminera, con un viaje de más de una hora.

No era ésta la única incógnita que anotaron los investigadores en sus libretas. 

Además, analizaban la “historia” del terreno donde apareció el cuerpo: estaría descartado que haya sido arrastrado por el agua del arroyo, un hilo en esta época del año, por lo que se indagaba cómo llegó hasta allí. 

El lugar de la muerte también está entre las claves: es un largo rosario de posibilidades entre el consultorio de barrio Alto Alberdi y la oculta ribera del arroyo La Aguada, a unos 70 metros de un puente en la pintoresca comuna de Punilla. 

Y, como gran enigma, el arma o mecanismo que acabó con la vida de Carina. Los primeros policías en llegar al lugar no advirtieron heridas letales. Quien fuera la abogada de Carina en la controversia judicial que mantenía con Baretta, Diana de Dreller, dijo anoche que “se habría tratado de una muerte violenta” y que el cuerpo “tenía golpes”, aunque no aventuró otros datos. Los investigadores hablaron de “magullones”. Falta que hable la autopsia.

Actual pareja, hoy a la Fiscalía

Hugo Salas, última pareja de Carina, se presentaría hoy ante la fiscal Mercedes Ballestrini con la intención de ser querellante en el expediente, comentó anoche la abogada Diana de Dreller. 

Salas fue quien activó el martes a las 17 horas el botón antipánico que la mujer había dejado sobre el escritorio de su consultorio. 

Anoche, Dreller le reprochó públicamente a Ballestrini no haberle dado información a Salas durante las horas que el hombre estuvo en Icho Cruz. 

La fiscal le pidió disculpas, y le reiteró que el cadáver estaba en un lugar de difícil acceso para los peritos de la Policía Judicial, encargados pruebas vitales para el expediente: fotos, planos, huellas, rastros. 

La Fiscalía estará abocada a la lectura de las conclusiones de la autopsia al cadáver, pericia en la que también participará con un perito de control la defensa de Baretta. 

 

De acuerdo con lo expresado por Salas a Cadena 3, él trasladó a Carina a las 15.50 del martes hasta el consultorio, y regresó a buscarla a las 17.05: no la encontró.

Dicen que el ex estaba trabajando

El abogado defensor de Daniel Baretta, exesposo de Carina Drigani Bulla, aseguró que su cliente estaba trabajando en el horario en el que la mujer desapareció de su consultorio, ubicado en Olegario Correa y 27 de Abril.

“Está absolutamente probado, con las cámaras de seguridad y el sistema de huella digital de su trabajo, donde además están sus compañeros como testigos”, dijo a La Voz Gustavo Núñez, el letrado que asiste a Daniel Baretta.

Gustavo Núñez agregó, en diálogo con Cadena 3, que su objetivo es trabajar “en pos de la ubicación de esta mujer”. “Según nosotros entendemos, no hay una desaparición sino que puede haber un ocultamiento temporal, porque hay antecedentes que así lo ameritan”, dijo. El letrado se refiere a “antecedentes psiquiátricos” que derivaron en “conductas similares en otras ocasiones”

La orden de detención de Baretta fue emitida el lunes, tras una nueva denuncia de la mujer por amenazas, y se concretó el martes alrededor de las 19, dos horas después de la denuncia por la desaparición de la mujer. Está en Bouwer, imputado de amenazas, daño y desobediencia a la autoridad. La mujer tenía el botón antipánico.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo
Cache generated by Static Page Cache at 06/05/2016 | 00:00:04