?>
Policiales

Dos policías condenados por espionaje ilegal

Recibieron condenas a prisión por falsificar oficios judiciales para obtener sábanas telefónicas que habrían vendido.

Dos policías que se desempeñaban en la Jefatura Central de Córdoba fueron condenados este viernes por falsificación de documentos públicos para obtener información de particulares, entre 2007 y 2009.

Se trata del comisario mayor retirado Ángel Ariel Ávila (47), quien estaba a cargo de la Dirección de Análisis e Investigación de las Comunicaciones (Daic) de la Policía de Córdoba, y uno de sus subordinados, el suboficial mayor retirado Rubén Adrián "Carpincho"López (54).

El Tribunal Oral Federal 2 dispuso la condena a cinco años de prisión para Ávila y de cuatro años para López, aunque ambos seguirán en libertad, al menos hasta que la sentencia quede firme tras las apelaciones.

Además, los jueces ordenaron ampliar la investigación sobre quiénes fueron los damnificados de esas averiguaciones ilegales.

Las penas coinciden con las que solicitó en su alegato el fiscal federal Carlos Gonella quien dijo a la agencia de noticias Télam que pidió "una pena mayor para Ávila porque tenía mayor responsabilidad. En ese momento era comisario inspector y estaba a cargo de tres áreas" de la Policía.

Los policías llegaron al juicio acusados de librar oficios judiciales truchos "invocando pedidos judiciales inexistentes" para solicitar a las telefónicas la titularidad de una línea, las llamadas entrantes y salientes, las celdas, los SMS y otros datos de diversas personas.

Gonella estimó que "la información que obtenida pudo haber sido vendida a particulares o utilizada con otros fines" y aclaró que "eso es lo que debe investigarse ahora".

"Fue especialmente grave la intromisión a la intimidad de las personas por ser un derecho constitucionalmente resguardado", remarcó el fiscal.

Mientras duró esta larga investigación, ambos acusados recibieron felicitaciones y ascensos, hasta que pasaron a retiro.

Hoy Ávila hace asesoramiento en seguridad y está a punto de finalizar su licenciatura en esa disciplina y "Carpincho" López es empleado de un taxi.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo