Viernes 21 de septiembre, 23:58
Despejado 15º / 58% +
/ Registrate

Un detenido por el homicidio de la mujer

La víctima tenía 74 años y fue hallada maniatada y muerta en el comedor de su casa, donde vivía sola.

La víctima tenía 74 años y fue hallada maniatada y muerta en el comedor de su casa.

La víctima tenía 74 años y fue hallada maniatada y muerta en el comedor de su casa.

  • de
  • 22/09/2012 00:00

    Por Redacción Día a Día

    La cuadra en la que Nilda Díaz vivía es una de tantas de los barrios tradicionales de Córdoba: casas con techos de tejas rojas y porche; verjas bajas para atajar a los perros, no a ladrones; y un jardincito en el frente. La cuadra en la que vivía Nilda Díaz es la del pasaje Samay Huasi al 2000, entre la avenida Sabattini y Yaco Misque, en barrio Crisol, a metros de la Bajada Pucará. Allí la encontró ayer a la madrugada su yerno. Estaba muerta, maniatada a una silla. Sus vecinos (quizá los mismos de casi toda su vida) hacía más de dos días que no la veían. 

    La casa estaba revuelta, por lo que la hipótesis más firme que maneja la Policía es que la asaltaron. Quizá Nilda Díaz murió del susto. O quizá deshidratada. A simple vista, los policías que entraron a la vivienda no hallaron signos de violencia externa.

    “Los indicios hacen suponer que es un robo domiciliario. Se vio desorden en una habitación. Estaba atada a la silla, donde la inmovilizaron. En principio suponemos que, al no haber signos de violencia exterior, pudo haber fallecido por el susto”, repitió ayer el fiscal de la causa, Víctor Chiapero. Sobre esa pista, ayer a la tarde una persona de 21 años que “no pudo sostener su coartada” fue demorada. Al cierre de esta edición, la Policía esperaba que fuera imputada por ser el presunto autor del homicidio. Mientras, efectivos de Homicidios buscaban a otro mayor.

    Hallazgo. El yerno de la mujer fue quien la encontró. Pasó por la casa antes de ir a trabajar: hacía días que no tenían noticias de ella. Cuando llegó, la puerta no estaba violentada. En el comedor se encontraba el cuerpo atado con sogas y cables, sentado en una silla: “Estaba atada a una silla. La casa estaba desordenada, pero la puerta principal estaba sin llave y sin forzar”, dijo el comisario Fernando Velázquez en la escena del crimen. 

    Un asesinato en el barrio. Nilda Díaz vivía en una casa típica de barrio Crisol, a metros de Bajada Pucará. Sus vecinos y familiares no sabían de ella desde hacía 48 horas. Su yerno, antes de ir a trabajar, pasó a verla. La encontró muerta en el comedor, atada con cables y sogas.

    ¿Qué te produce este tema?

    Comentarios

  • © 2009 - 2011 Todos los derechos reservados.
    Cache generated by MODULE Static Page Cache at 21/09/2012 | 23:58:12 url:http://publicador.diaadia.com.ar/node/180250?recache=1