?>
Policiales

Declara uno de los testigos claves del caso Rocío Barletta

Hoy se presentará ante el tribunal la persona que sospechó de Peralta y anotó la patente del auto en el se subió Rocío.

 

El hombre es un testigo clave. Tiene en sus manos –o menor dicho, en sus palabras– la posibilidad de complicar, aún más, la situación del acusado Omar Peralta (27).

Hoy su testimonio se escuchará en el juicio. Es el segundo testigo que se presenta ante el tribunal: el martes lo hizo Raúl Barletta, papá de Rocío, la nena a la que ya todo Córdoba sabe lo que le pasó hace casi un año.

Tiene más de setenta, su apellido es Hoyos, era empleado del Servicio Penitenciario y debe ser una persona desconfiada. Vive en una casa con un jardín desprolijo, al que no se accede sino cruzando una reja baja –de un metro aproximadamente– desde la que se ve una ventana. Hoyos abrió esa ventana ayer y negó ser quien es. Negó también hablar con este diario, pero si hablará en Tribunales II.

Hoyos es una testigo cuya declaración vale tanto para el fiscal acusador (Raúl Gualda) como para los padres de Rocío valía su hija de 11 años: mucho. Muchísimo. El jubilado habría visto el momento en que la pequeña se subió al auto de Peralta, el mediodía del 5 de abril de 2012. Algo le pareció extraño y, desde la misma ventana que ayer cerró con desconfianza, anotó la patente del Regatta azul. Hoyos desconfió. La anotó mal (confundió una letra), pero los policías corrigieron el error y dieron con la casa del imputado.

Ya era tarde: el hombre se acostó a dormir la siesta antes de pasar la información.

Su hogar está a la vuelta de la casa de la familia Barletta. En Roque Arias al 1828. Esta calle corta a Zanni, donde residen los padres y los tres hijos que tienen Raúl y Alicia.

La palabra del testigo afirmaría la presencia de Peralta merodeando el barrio Ameghino Norte aquél día y confirmaría que la niña tuvo contacto con el acusado, tras subirse al coche.

Hoyos. Vio a la nena subirse al auto, desconfió y anotó la patente. Se fue a dormir la siesta y luego pasó el dato.

-------------------------------------------

En Tranviarios, la calma. Barrio Tranviarios está ubicado al oeste del populoso y tradicional Alto Alberdi. En la calle Baudillo Vázquez al 3600 vive la madre Peralta. Sola, desde que el 5 de abril se llevaron a su hijo, quien hacía changas de mecánico.

La casa está ubicada a unas 20 cuadras desde donde raptaron a Rocío. Un viaje de no más de 10 minutos.

Un vecino está en la vereda con las manos llenas de grasa. Conoce a Peralta de “toda la vida” y no termina de entender porqué pasó lo que pasó.

Dice que Omar era un chico que solía sentarse a tomar un cerveza en la puerta como cualquier otro. Nunca imaginó que pudiera hacer eso.

El barrio está en paz. Reina la calma. Y la sorpresa.

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo