?>
Policiales

Condena al exfiscal Roberto Matheu: los fundamentos serán la clave

En dos semanas se conocerán las pruebas que sentenciaron al exfiscal a seis años por recibir coimas. Él alega ser víctima de una "interna" del Poder Judicial. Insultos y tensión tras el fallo. 

En primer plano están la condena de seis años de prisión al exfiscal Roberto Matheu por el cobro de coimas, y los insultos desbocados de sus familiares y del propio Matheu contra el fiscal que lo acusó en el juicio, Marcelo Hidalgo ("¡te voy a perseguir hasta la muerte con la ley, Marcelo!", le gritó).

Pero recién en 15 días se conocerá lo más sabroso: los fundamentos de la sentencia que la Cámara Séptima del Crimen impuso esta tarde contra Matheu, en un escenario poquísimas veces visto en la historia judicial cordobesa: un funcionario judicial sentenciado por otros con quienes hasta hace un tiempo fue colega, y acusando en los micrófonos ser víctima de una "interna" y señalando por corrupción a jueces y fiscales de renombre.

Porque en esos fundamentos se conocerán las pruebas en las que se basaron los jueces Víctor Vélez, Ricardo Iriarte y Juan Manuel Ugarte, junto con los juraros populares, para condenar a seis años de cárcel a Matheu (61) por los delitos de "cohecho pasivo agravado reiterado", dado que para ellos quedó comprobado que recibió coimas de dos abogados para liberar a seis detenidos y devolverles un automóvil secuestrado.

Pese a que se trata de un delito no excarcelable, el Tribunal dispuso que el exfiscal siga en libertad hasta tanto la pena quede firme en las instancias de apelación, amparándose en el antecedente "Loyo Fraire", algo que en su momento benefició sólo por un breve tiempo, entre otros, al empresario Jorge Petrone

Matheu fue además inhabilitado de por vida para ejercer cargos públicos, y tendrá que pagar una multa de 50 mil pesos. 

Los fundamentos explicarán también las razones de la pena a los dos abogados que pagaron esas coimas, Marcos Juárez (46) y Carlos Morelli (65), sentenciados por "cohecho activo agravado" a dos años y medio de prisión en suspenso, lo que significa que seguirán libres con una serie de condiciones, entre ellas cursar un seminario de ética en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). A diferencia de Matheu, ellos no fueron inhabilitados y seguirán ejerciendo su profesión. 

Se descuenta que entre los fundamentos constará la "confesión" del imputado Morelli, quien durante el juicio reconoció haber pagado coimas y complicó la situación el exfiscal Matheu.

En ese momento, el abogado de Matheu arremetió contra el fiscal de la Cámara Marcelo Hidalgo y pidió su apartamiento con el argumento de que había "apretado" a Morelli para que confiese, pero el Tribunal confirmó a Hidalgo por considerar que su accionar era imparcial. 

Por eso la importancia de los fundamentos: porque las acusaciones y los insultos y las advertencias sobraron al término del juicio, pero son las certezas de prueba las que convencieron a los representantes del pueblo -el jurado popular- y a los jueces para sentenciar a Matheu, otrora fiscal de Instrucción del Poder Judicial de Córdoba.

Larguísimo proceso. A las 15.34 de este miércoles 14 de setiembre de 2016 terminó un proceso que comenzó hace 13 años, cuando el entonces fiscal Matheu quedó involucrado en unas escuchas por el presunto cobro de coimas para liberar a seis detenidos con antecedentes delictivos en Río Segundo, y para devolverles el auto en el que iban, y que estaba relacionado con un secuestro extorsivo.

Los abogados Juárez y Morelli pagaron esas coimas, según ratificó el fallo de esta tarde. 

En 2005, la jueza de Control Anticorrupción Ana María Lucero Offredi solicitó la elevación a juicio de la causa, pero las defensas apelaron y recién en 2008 la Cámara de Acusación confirmó el proceso.

Para llegar a juicio, Matheu primero debió ser destituido de sus fueros, algo que ocurrió recién en agosto de 2011: el Jury de Enjuiciamiento lo sentenció y dejó las puertas abiertas al proceso judicial que empezó el 25 de julio pasado. 

"Soy víctima de una clara interna judicial", fue el argumento esgrimido por Matheu desde los inicios del proceso.

"Esto me lo hicieron porque en 2001 les promoví acción penal a la jueza Lucero Offredi y al fiscal Gustavo Sandoval por los delitos de amenazas y coacción por hechos ocurridos en la vía pública, y ellos se vengaron de mí. Esto es una vendetta, por eso estoy sentado en ese juicio", explicó esta mañana a la prensa. 

En el uso de su última palabra cargó nuevamente contra Offredi y Sandoval y también contra el juez de la Cámara de Acusación Carlos Salazar: justamente quienes ratificaron las instancias del procesamiento y lo enviaron a juicio. 

"¡Esto es una injusticia! ¡Lo que hicieron fue un pacto de prostitutas!", bramó Matheu a la salida del juicio, en referencia a un supuesto complot judicial en su contra que tuvo al fiscal Hidalgo como el último eslabón de la acusación. "Esto recién empieza: esperaré los fundamentos y apelaré a la Corte Interamericana de Derechos Humanos si es necesario. Me hicieron esto porque estoy peleando contra el sistema", se defendió. Y se abrazó a llorar con sus hijos, quienes se habían quebrado en la sala de audiencias al escuchar la condena.

Algunos familiares del exfiscal insultaron con dureza a Hidalgo, quien no les respondió y se mostró satisfecho con el fallo. 

El abogado Morelli se retiró sin hacer declaraciones. En tanto que Juárez aseguró ser "inocente", y coincidió con Matheu en que este proceso fue "una venganza" del fiscal Hidalgo, a quien acusó de haberlo extorsionado: "Me ofreció una pena en suspenso a cambio de mi confesión, y yo le dije que no iba a aceptar un hecho que no había cometido".