?>
Policiales

Buscan a familiares del niño descuartizado

Buenos Aires. La Justicia y Red Solidaria intentan localizar a posibles familiares. El cadáver no tenía órganos internos, genitales, pies y manos.

La Justicia de Buenos Aires puso en marcha junto a la Red Solidaria una campaña pública para tratar de obtener información que permita establecer la identidad del niño que fue hallado mutilado y sin órganos a la vera de la ruta 11, cerca de la localidad balnearia de Miramar, al norte de Mar del Plata.

La fiscal Ana María Caro lanzó un pedido de información través de los medios y redes sociales, luego de que en la autopsia realizada al cuerpo no fuera posible establecer ni la identidad ni el sexo de la víctima.

Según las pericias forenses realizadas en la morgue judicial de la Mar del Plata, el cadáver del menor, hallado el martes por la madrugada en la vera de la ruta 11, entre Miramar y Mar del Sud, había sido mutilado de pies y manos, y sufrió además la extracción de piezas dentales, órganos –incluido el cerebro– y genitales, lo que dificulta la identificación.

“Estamos tratando de ubicar a los padres, abuelos, o familiares de un niño/a que esté perdido o desaparecido, o que falta de su casa en los últimos diez días”, señala el pedido, e indica que el menor buscado “tendría una edad aproximada de 2 y 3 años”.

Personal de Investigaciones de Miramar realizó un relevamiento en hospitales y clínicas de la zona, y puso en marcha una inspección por toda la ciudad para tratar de obtener información sobre el caso.

El operativo fue “puerta por puerta”. Sin embargo, hasta anoche no se había registrado ninguna denuncia por desaparición de niño/a de esa edad en la franja de días que corresponde con el período de muerte del menor. 

Ayer se realizó un nuevo rastrillaje en la zona donde fue descubierto el cuerpo, junto al arroyo La Totora, y se encontraron prendas y cabellos, que serán sometidos a pericias: aún no se sabe a quién corresponden. 

La fiscal anticipó que “todo indica que la víctima fue asesinada y preservada en otro lugar”, y el cadáver arrojado en el descampado. De los peritajes realizados surgió que el niño llevaba “entre siete y diez días muerto”, aunque no pudieron certificar las causales de muerte ni su sexo. Las mutilaciones de manitos y pies serían para impedir la identificación.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo