?>
Policiales

Baretta: Siempre sospeché de Salas

El exmarido de Carina Drigani considera que la fiscal Balestrini debe tener indicios ciertos para imputar a quien era su pareja por el homicidio. “Sólo quiero que se esclarezca”, señaló. 

Aunque sorpresiva, la detención e imputación de Hugo Salas por el homicidio de Carina Drigani no fue inesperada para Daniel Baretta. “Yo siempre sospeché de él”, dijo el hombre que pasó más de 40 días preso acusado de daños y amenazas contra la madre de sus hijos, y que obtuvo recientemente el sobreseimiento. 

“La realidad es que a mí me acusaron de daños y amenazas que yo no hice, y tuve que demostrar que no había sido yo. Pero alguien incendió la casa de Carina, alguien la amenazaba, alguien la mató, y hay que encontrar al autor”, manifestó el hombre, un tanto aliviado porque la investigación parece haber encontrado un rumbo. 

La fiscal Mercedes Balestrini maneja la causa con absoluta reserva y, a entender de Baretta, con mucho profesionalismo. “Para mí ha trabajado de manera excelente, a mí me investigó a fondo y no creo que vaya a dar un paso en falso. Si lo imputó debe tener elementos suficientes para sostenerlo”, aventuró.

Días difíciles.

“No fue fácil comprender que dudaran de mí, que me pusieran en el lugar de principal sospechoso. Pero con el tiempo entendí que por las denuncias que ella había hecho en mi contra era natural que sospecharan de mí”, apuntó el hombre que pasó 15 años junto a la mujer encontrada muerta el 5 de mayo pasado, en Icho Cruz. 

“A mí me detienen el martes 3 de mayo, cuando se supo que ella había desaparecido, y me llevan a Homicidios. Fue muy difícil, me preguntaban muchas cosas y yo no sabía dónde estaba Carina, ni siquiera sabía cuál era el lugar del que había desaparecido. Pensaba que tal vez podría haber discutido con su pareja y haberse resguardado en la casa de alguna amiga”, recordó. 

“En esos días no me cerraba que me investigaran tanto a mí, y que no lo hicieran con su pareja”, afirmó. 

En el último tiempo, su ex había cambiado mucho: “Yo buscaba el diálogo, quería tener una buena relación por los hijos que nos unían, más porque el más grande se había ido a vivir conmigo, y no era lógico que ella hiciera una denuncia tras otra”. 

Premeditado.

Hoy, con más elementos para sospechar de Hugo Salas, Baretta ata cabos que venían quedando sueltos desde hace un año, cuando Carina blanqueó la relación con el ahora detenido. 

“Salas la separó de sus vínculos más cercanos, de sus amigas y hasta de su hijo, que se había ido a vivir conmigo porque Salas lo había echado de la casa. Después del incendio en la casa de ella se fueron a vivir juntos, o sea que hasta había abandonado el barrio en el que vivió tantos años”, va hilando Baretta. 

Alejada de sus amigas, de sus hijas mayores, de su único hijo varón, en otro barrio y con otro entorno, Carina estaba irreconocible. “Mi hijo sabía que era él el que no quería que volviera a vivir junto a su mamá, sólo había quedado con ella la nena de 12 años, la más fácil de manipular”, cuenta. “Ella no se quería matar”, sentencia. 

Y avanza sobre su mayor anhelo: conocer la verdad. “Lo único que quiero es que se esclarezca, por mis hijos, y por las otras hijas de Carina. Ellos se quedaron sin mamá y merecen saber qué pasó”. 

“La más chica fue la que se llevó la peor parte, quedó aterrada y después fue aislada, con una familia conocida que asumió la guarda. Todavía no puede volver conmigo, deseo que pueda reconstruir el vínculo con su hermano”, añora. 

“Mis hijos tuvieron que afrontar la muerte de su mamá teniendo a su papá preso, eso fue terrible”, dice. 

Carina Drigani junto a Hugo Salas.

El caso

Carina Drigani había denunciado por última vez a su exmarido Daniel Baretta el 2 de mayo pasado. El 3, conocida su desaparición, el hombre fue apresado por disposición de la fiscal Mecedes Balestrini e imputado por daños y amenazas, pero no por el crimen. A tres meses del hallazgo de la mujer muerta en un arroyo de Icho Cruz, la imputación de Salas es el primer indicio de que la hipótesis principal de la justicia es el homicidio. Hasta entonces, no se sabía si se había tratado de un crimen, un suicidio o un accidente. El de Carina es, entonces, el séptimo femicidio de los 13 registrados en lo que va de 2016 en la provincia de Córdoba. 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo
Cache generated by MODULE Static Page Cache at 03/08/2016 | 16:15:24 url:/node/356938?rc=1