?>

La Justicia federal analiza intervenir en la sede del Gobierno por presunta conexión con narcos.

La jueza Federal María Servini de Cubría advirtió ayer que allanará la Casa de Gobierno si la administración de la presidenta Cristina Fernández no le da información sobre líneas telefónicas de la Casa Rosada presuntamente involucradas en la denominada “ruta de la efedrina”, droga que para ingresar al país necesitaba una autorización del Estado nacional.

“Le damos un tiempo; si no contestan, volvemos a reiterar; y si no contestan, vamos a allanar. Todo puede llevar un mes”, explicó la magistrada en Radio Mitre. “Nosotros tenemos entrecruzamientos de algunas llamadas de la Casa Rosada con algunos narcos. Entonces son esos los teléfonos que queremos saber quiénes los usaban”, indicó.

Pero cuando le pidieron explicaciones sobre lo de los “narcos”, aclaró que se refería a “algunas personas que trabajaban en Sedronar y los Zacarías”.
Para Servini, “el narcotráfico tiene que tener un apoyo de adentro y también apoyo de alguna fuerza de seguridad”, dado que “es muy difícil investigar porque hay presiones de todos lados”.

Concretamente, Servini de Cubría investiga las comunicaciones de dos empleados de planta de Casa Rosada, los hermanos Miguel y Rubén Zacarías, con exfuncionarios de la secretaría antidrogas (Sedronar) que son investigados en varias causas que lleva su juzgado. Rubén tenía una estrecha relación con Néstor Kirchner.

La jueza firmó un oficio dirigido al secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli, quien había emitido un comunicado para despegar a Néstor Kirchner y Cristina Fernández de los hermanos Zacarías, implicados en la causa y que trabajaron con ellos desde la época en que mandaban en Santa Cruz. 

Tras afirmar que se comprobó el ingreso de efedrina ilegalmente al país, la jueza le apuntó a la Sedronar y al exsecretario del organismo José Granero, quien se encuentra procesado en la causa, por entender que dificultó la investigación.

Por su parte, Parrilli confirmó que recibió el pedido de Servini de Cubría, pero dijo que será contestado “en el plazo legal correspondiente al caso”, tal como hacen “con todos los oficios judiciales” que reciben.

Condenados

Al mismo tiempo que la jueza soltaba esa “bomba” en la radio, el Tribunal Oral Federal (TOF) 4 condenó a cinco empresarios a penas de entre 11 y dos años de prisión por el tráfico ilegal de 12.799 kilos de efedrina, cuyo ingreso al país habría sido avalado por el extitular de Sedronar José Granero, quien está procesado en la causa.

El TOF 4 condenó a 11 años a Augusto Abraham, dueño de Farmacéuticos Argentinos, a quien consideró jefe de la organización. Además, los fiscales del juicio pidieron que sea investigada la pareja de Abraham: una empleada de la Sedronar.

Una de las líneas telefónicas que Servini de Cubría investiga por los llamados a la Casa Rosada pertenecía a Abraham.

Ruta de la efedrina

En 2008 se encontró un laboratorio de éxtasis en Buenos Aires con gran capacidad de producción y se detuvo a 10 personas. El caso derivó en la megacausa conocida como “la ruta de la efedrina” en el país.

Servini de Cubría

La jueza Federal solicitó información a la Casa Rosada a raíz del cruce de llamados telefónicos entre “narcos” y miembros de la propia Casa de Gobierno.

Oscar Parrilli

El secretario de la Presidencia emitió un comunicado en el que despega a Néstor Kirchner y Cristina Fernández de los empleados sospechados.

Teléfonos oficiales

Concretamente, Servini de Cubría investiga las comunicaciones de dos empleados de planta de la Casa Rosada, los hermanos Zacarías, con ex funcionarios de la Sedronar que son investigados en su juzgado.


Sumate a la conversación
Seguí leyendo