?>
Policiales

Adolescente que acusó de abuso al Wachiturro sufre de pánico y fobia

Emanuel Guidoni está detenido. Además, habló la madre de la chica presuntamente abusada. "Ella sólo quería foto, este pibe nos arruinó la vida", señaló a El Liberal.

La madre de la chica a la que uno de los integrantes del grupo "Los Wachiturros" habría intentado abusar sexualmente, en la ciudad santiagueña de Las Termas de Río Hondo, aseguró que el músico "arruinó a toda" la familia y que su hija "sólo quería una foto y un autógrafo de sus músicos favoritos".

"Nadie sabe si podremos sobreponernos de esto", sostuvo Nélida Mansilla, quien se desempeña como policía pero lleva un año con carpeta médica.

En una entrevista publicado por el diario El Liberal, la mujer aseguró que puso a disposición de la Justicia las imágenes y el audio de una grabación del hecho, realizada mediante el teléfono celular de una amiga de la víctima.

El imputado es Emanuel Guidoni, de 22 años, conocido como DJ Memo, quien permanece detenido acusado del delito de abuso sexual sin acceso carnal en grado de tentativa.

"Arruinó a toda nuestra familia", manifestó Mansilla, quien tiene otras tres hijas de 25, 17 y 9 años.  Además, la mujer indicó: "Mi hija es una niña que sólo quería, como toda chica de su edad, una foto y un autógrafo de sus músicos favoritos", indicó la mujer.

"Estoy destruida, me siento abatida, desbordada. Mi hija está encerrada en su habitación y no quiere ver ni hablar con nadie; está en una profunda crisis depresiva con fobia y pánico, este tipo le cagó la vida a mi hija", agregó.

Además, Mansilla aseguró que DJ Memo engañó a su hija diciéndole que "le iba a regalar remeras y discos compactos".  "De repente este artista, si se le puede llamar así, la besó y la manoseó por sus partes íntimas y los pechos. Mi hija le preguntó qué le pasaba y él le dijo "'vos no te retirás hasta que seas mía".

Hoy, la menor testificará a través del dispositivo en Cámara Gesell en el Palacio de Tribunales, en presencia de psicólogos forenses.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo