?>
Policiales

26 años de cárcel para el hombre que le arrancó los ojos a su mujer

Chile. Los tribunales le aplicaron la máxima pena por "feminicidio frustrado, lesiones gravísimas y violación de morada".

Los tribunales chilenos dieron a conoces este martes la condena contra Mauricio Ortega, el único culpable de haberle sacado los ojos a su pareja, Nabila Rifo: 26 años de cárcel por los delitos de "feminicidio frustrado y lesiones gravísimas".

Los hechos fueron cometidos la madrugada del 14 de mayo de 2016 en la ciudad de Coyhaique, a 1.400 kilómetros al sur de Santiago. "Fue un fallo contundente y las penas están aplicadas en sus rangos máximos", dijo a radio Cooperativa el fiscal Luis González, sobre la resolución.

Por el delito de feminicidio frustrado se le aplicó una pena de 12 años y 180 días. Por arrancarle los ojos, tipificado en el Código Penal como lesiones gravísimas, el tribunal lo castigó también con 12 años y 180 días. Adicionalmente, Ortega deberá pasar otros 541 días de cárcel por el delito de violación de morada, ocurrido el 5 de junio de 2015, cuando con un hacha rompió la puerta de la vivienda que la pareja compartía junto a dos pequeños hijos en común y otros que Nabila había tenido con anterioridad.

La víctima, de 29 años, quedó totalmente ciega tras el brutal ataque y debe ocupar prótesis oculares. "Quiero la mayor pena para él, porque lo que me hizo no tiene perdón", señaló la mujer poco antes de conocer los detalles de la condena.

Esto publicó El País de España sobre el día del suceso: "Según quedó demostrado durante los 23 días de juicio, la pareja cenaba en su vivienda en compañía de amigos y esa noche todos tomaron alcohol. Nabila y Ortega, que trabajaba arreglando autos, comenzaron a discutir por dinero y porque la mujer insultó a uno de los invitados. De acuerdo al relato de Rifo, 'él empezó a golpear la lavadora, la puerta', aunque en la vivienda estaban los cuatro hijos de la víctima. El hombre la insultó, le dio un palmetazo y un golpe de puño y Nabila, aprovechando que su agresor estaba borracho, salió a la calle en dirección a la casa de su madre. 'Lo esperé un poco porque me dijo no peleemos. Le dije 'Mauro, te juro que mañana yo me voy, ya no vivo más contigo'. La mujer se dio vuelta para seguir su camino, pero Ortega la golpeó por primera vez en la cabeza con una roca. Fueron, en total, tres golpes fuertes: 'Me hice la muerta para que no me siguiera pegando', indicó Nabila".

Se cree que a los ojos se los arrancó después. Ortega nunca reconoció los hechos ni mostrado arrepentimiento.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo