?>
Ocio

Reencuentro de ex trulaleros

Claudio Toledo y Ale Ceberio salieron de Trula-lá para hacer sus carreras solistas, pero siguen trabajando con proyectos en común.

La noche del reencuentro se llama el espectáculo que Claudio Toledo y Ale Ceberio mostrarán por primera vez en nuestra ciudad, luego de haberlo presentado en algunas ciudades del interior, en las que revivieron en escena aquellos años en que compartían las tablas como integrantes de Trula-lá. Además, Toledo grabó como invitado algunas canciones del disco nuevo de Ceberio y Ceberio pone la voz en algunos temas del disco de Toledo. Y a pesar de ese ida y vuelta, ambos confesarán que nunca antes habían pensado en la posibilidad de grabar un disco juntos. Especulaciones a un lado, lo concreto por hoy es que estos dos cantantes compartirán La noche del reencuentro, este sábado pasada la medianoche, en la Sala del Rey.

–¿Cómo va ese reencuentro?
–Ceberio: Después de haber estado unos años en Trula, es la primera vez que vamos a cantar en el mismo lugar, aquí en Córdoba.
–Toledo: Ya lo habíamos hecho antes.
–C: En el interior y en otras provincias. Hemos tocado en un par de lugares, pero no en Córdoba Capital.

–¿Y el repertorio es el que venían haciendo en el interior?
–C: Están los clásicos de cada uno y también los temas nuevos, que cada uno tiene en su carrera, y hay un par de canciones que hemos grabado juntos, ahora.

–¿Ahora?
–C: Sí, en el disco mío que está por salir él está como invitado... y en su nuevo disco yo estoy como invitado.

–¡Mirá vos!
–C: Hemos hecho un intercambio.

–El tuyo se va a llamar ‘Cuarteto’.
–C: Cuarteto.

–¿Y el tuyo?
–T: Me gusta el baile.

–¡Eso es una declaración! ¡Me gusta el baile! ¿A quién no le gusta el baile? Che... ¿por qué deciden traer el show a Córdoba?
–C: Ha sido un reencuentro muy positivo, valga la redundancia, sobre todo en los encuentros que habíamos tenido en el interior, gracias a Dios con éxito y muy buena respuesta de la gente. Eso ha hecho eco en los productores que manejan el medio y que nos han empezado a llamar para reeditarlo en distintos lugares y se dio la oportunidad de traerlo a Córdoba. Simplemente, ésa es la razón. La primera razón. La gente de Córdoba que nos ha visto durante tantos años cantar juntos en el mismo escenario, compartiendo en Trula, ahora tiene la oportunidad de volvernos a ver juntos.

–Hablando de Trula, tengo una pregunta y me gustaría tener la opinión de los dos. ¿Se les hizo muy difícil salir de Trula y arrancar solos?
–T: En lo personal, no.

–Cuesta salirse de una banda así.
–T: Cuesta, pero... Siento que tenés que estar preparado, para decir ‘ya no sos Trula, ya no sos La Fiesta’, ya es tu proyecto y tenés que defenderlo a muerte ¿no? Y salir a la cancha y ver para lo que estás. Encarando y vas sumándole cositas a tu proyecto. Pienso que te tenés que concientizar que ya no estás más, que es algo nuevo. Es borrón y cuenta nueva.

–¿Y en tu caso?
–C: En mi caso, se dio de una manera inesperada; en buena hora, también, porque es un sueño que uno siempre tiene. Como dice Claudio: hay que estar preparados. Quizá, yo en algún momento había pensado en la oportunidad de hacer algo solo, pero no me sentía convencido, no estaba seguro o no estaba preparado... no era el momento. Se dio de una manera un poco abrupta, no en el momento en que quizá hubiese elegido, pero, bueno, la vida te pone en estas situaciones y como bien decía Claudio: hay que salir a la cancha y jugar... no hay otra, hay que salir a buscar el laburo, el pan del día y armar un proyecto nuevo, arrancar todo de cero. Gracias a Dios, el hecho de haber pasado muchos años en un grupo muy conocido ya te da un cierto nombre, una cierta chapa, una posibilidad de enfrentar las cosas con más perspectivas que uno que arranca de cero.

–Pasa con muchos cantantes en Córdoba que ya la gente los sigue como cantantes: van a ver a Trula, La Barra o lo que vayan a ver, pero dentro de la banda tienen su preferido.
–T: Obviamente. Yo pienso que nos ha servido mucho esa historia, a través de la banda. Nos sirvió muchísimo. Por más que no queramos, siempre hay alguien al que le gusta más el estilo del Ale o el estilo mío y siempre vas a estar ligado a eso. Y todo eso genera el trabajo.

–A ustedes les ha tocado tener seguidores ¡y seguidoras, más que nada!
–T: Jejeje
–C: ¡Obviamente!

–Otra: ¿Se imaginan un disco juntos?
–C: ¡Totalmente!

–Sí, un disco de ustedes dos.
–C: Mirá, no lo hemos considerado... podría llegar a ser ¿por qué no?
–T: ¡Nunca digas nunca!
–C: Me encanta inventar cosas, invitar amigos, prenderme con otros géneros. Este tipo de cosas enriquecen, hacer un disco juntos bien podría ser una buena posibilidad para los dos.

–Ahora sí, la última: ¿el cuarteto se va haciendo más profesional?
–T: Creo que va evolucionando. A los chicos de mi banda les estoy diciendo constantemente eso. Pienso que a la camada de (Cristian) Amato, del Ale y a la mía le quedó algo fijado, que hoy, con los chicos nuevos no lo ves. Uno, por ejemplo, está cuidándose en detallitos como los zapatos, en esto y lo otro. Será que venimos de la época de Manolo (el recordado Manolito Cánovas), que nos tenía...
–C: ¡De la vieja escuela!
–T: Te veía por el rabillo del ojo y te la mandaba a decir qué no le gustaba de vos. Son detallitos que hoy no lo ves.
–C: Onda que caías con un poco de barba...
–T: ... seee...
–C: ... y te decía: ‘loco, afeitate’.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo