?>
Ocio

El que le tira centros a Echarri y Krum

Música. El cantante español Pablo Alborán es el autor de “Solamente tú”, el hit de “El elegido”. Esta nominado en los Grammy.

“Empecé en la música como hobby, a los 7 añitos, luego a los 14 empecé a dar conciertos locales con amigos, y a los 17 conocí a Manuel Illan, mi productor, y comenzamos a trabajar en el disco, pero jamás imaginamos que esto se iba a disparar de esta manera”. Quien habla es Pablo Alborán, el autor de Solamente tú, el tema que musicaliza los momentos románticos de la pareja principal de la novela El elegido.

Su disco debut fue editado el 1º de febrero en España, y ya consiguió tres nominaciones para los premios Grammy Latinos (Mejor artista revelación; Mejor álbum vocal pop masculino y Mejor canción del año). “Han sido ocho meses de locura”, resume con una sonrisa clavada en el rostro. “Es una inyección de motivación y un lujo, por compartir una nominación con maestros como Ricky Martin, Calle 13, Marco Antonio Solís y Jorge Drexler. Es un reconocimiento a mi equipo de trabajo, a la gente que ha creído en mis canciones desde Youtube y las redes sociales. Para mí el premio ya está con las nominaciones. Ahora me voy con toda mi familia a Las Vegas a disfrutar el momento”, dice en referencia a la ceremonia de entrega de los galardones, que tendrá lugar el 10 de noviembre.

Su formación musical incluyó clases de piano clásico, guitarra clásica y flamenca. “Y también hice cante lírico, porque me dijeron que ayudaba mucho a perfeccionar la técnica vocal”, amplía. “¡Pero vamos! A mí me queda mucho que aprender todavía, tengo 22 años, no tengo idea de nada”, dice sin falsa modestia en un tono españolísimo. Oriundo de Málaga, un paraíso bien al sur de su país donde el flamenco flota por el aire, dice que desde que explotó el éxito con el disco no duerme dos días seguidos en ningún lugar. “Mi vida pasa entre trenes y aviones, pero es bonito decir que tu pasión se ha convertido en tu oficio también. Subirte a un escenario y compartir con la gente tu sueño es maravilloso, un regalo caído del cielo aunque haya mucho sacrificio, mucho esfuerzo”.

Pablo recuerda que estaba en una firma de discos, empezando la gira por España, cuando le dijeron ‘nos vamos para Argentina’. “Y cuando estuve acá me dijeron ‘nos vamos a México’. ¡Cuando vaya a México espero que me digan otra ciudad más!”.

Lo suyo es un pop romántico bastante personal –con clara influencia andaluza– y orquestaciones. El tema Miedo, por ejemplo, incluye gaitas.

“Me gusta mucho la música sinfónica, como John Barry y John Williams. Desde pequeñito, cuando vi Bailando con lobos, me enganché con esa música, y quería que este disco tuviera esa influencia. Que cada canción tuviera ese rollo de banda sonora, y Miedo, de hecho, al final parece la canción de Excalibur o Hércules”.

Igualmente, busca ser versátil: ahora editará en España el mismo disco pero en versión acústica, “muy acercado al pop rock de Eric Clapton, Kenny Loggins o John Mayer”. “Lo divertido es jugar entre varios estilos, como hicimos en la gira”, dice.

Alborán, además, compone la mayoría de sus canciones. “Soy una persona que en cuanto necesito lo componer lo hago. No espero los momentos de tranquilidad. Tomo una grabadora, un teléfono y lo hago. Y más ahora con la cantidad de emociones que estoy viviendo cada día”. Esta claro que con su presente, no parece mala apuesta jugarle un par de fichas a que llegará realmente lejos en lo suyo.

Ahora se codea con sus ídolos
Con esta fama repentina que está experimentando Pablo Alborán, se viven cosas como pasar del otro lado del mostrador y conocer de primera mano a quienes hasta ayer eran ídolos inalcanzables.

A él le pasó, además, de forma masiva: “En unos premios de Cadena Dial, en España, David Bisbal me metió en su camarín y me presentó a Juanes, Ricky Martin y Miguel Bosé de golpe. Estaban todos ahí metidos y yo decía ‘no puede ser, me va a presentar a toda esta gente’ y no podía ni hablar. Y por supuesto tuve el honor de conocer a Juan Luis Guerra, que para mí es uno de los maestros de la composición y la música que se renueva cada año. Me trató con un cariño enorme. ¡Es gigante, altísimo!”.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo