?>
Ocio

Pascoal, el brujo de la improvisación y la alegría

El músico brasilero Hermeto Pascoal dice que “no hay que preparar demasiado las cosas para fluir y ser feliz”. Mañana toca en el Teatro del Libertador.

Pocos artistas, en cualquier disciplina, pueden jactarse de haber sido siempre creativos, en el sentido de seguir sus impulsos por más laberínticos (o sencillos) que hayan sido los pasadizos de este recorrido. Hermeto Pascoal podría hacerlo con total justicia, pero lejos de este acto de vanidad prefiere seguir haciendo música a su manera, genial y única.

Cuando se le pregunta, por ejemplo, si el concierto que dará mañana en Teatro del Libertador estará centrado en su último disco, Bodas de latão, dice que es difícil decir cómo van a ser sus conciertos “porque nadie sabe”. “Sabemos que vamos a hacer un show bonito y con música de nuestros últimos dos CD (Chimarrão com Rapadura, de 2006, y Bodas de latão) y otras más. Pero en todos los shows y con todas las formaciones que tuve, se sabe que el estudio es una cosa y el escenario otra, la creatividad es diferente, es todo más suelto, como si estuviese en mi casa. Va a haber mucha música, una mezcla muy grande de cosas nuevas con viejas y de otras improvisadas”, explica vía telefónica.

Este auténtico personaje llegará acompañado por la cantante lírica Aline Morena, su socia creativa y mujer desde hace siete años (de ahí el título del disco nuevo, Bodas de latão, conmemoración inventada por ellos). Con ella estuvo aquí también en sus dos últimas visitas (en el Libertador en 2005 y en el Orfeo en 2007).

“Me gusta mucho tocar en cualquier lugar de Argentina, es maravilloso. Hace unos años cuando toqué en el Libertador había mucha gente muy agradable. Para nosotros es muy bueno volver”, confiesa. En sus shows en vivo, Pascoal “utiliza” al público casi como un instrumento más, dado que lo dirige haciendo palmas o cantando, en ingeniosas improvisaciones.

–Creo que usted tiene una visión de la música que abarca una cosmovisión de la vida. ¿Qué es hoy para usted la música?
–La música es algo universal, una semejanza de todos los pueblos del mundo. Y la creatividad viene de ahí, de no tener preconceptos. Hay que pensar en el presente, las cosas se van modernizando, pero siempre haciendo que las cosas viejas subsistan. En cada lugar donde toco es una historia, y siempre hay que ir cambiando las cosas, nada de conservar como algo inmodificable. Con sólo respetar la armonía y el ritmo, ya se recuerdan las características de la música de cada país, de cada pueblo. Yo en la música de cualquier país siempre encuentro similitudes con las de otros países, con Brasil, por ejemplo.

–Es como si usted nunca perdiera una especie de sentido lúdico y de diversión con que encara la música, y calculo que igual en el resto de su vida. ¿Algún consejo para saber cómo se hace para ser así de feliz?
–Honestamente, te tiene que gustar lo que hacés, hacer las cosas no como obligación. Entonces, haciendo lo que le gusta es el mejor remedio para sonreír. Cuando yo termino una música, estoy todo el tiempo sonriendo porque voy pasando por la armonía, por los acordes, y recordando los lugares en los que estuve y pensando en los que iré. Eso es simple meditación, dejando la mente fluir. Si se preparan de más las cosas, uno termina con la cabeza demasiada llena, aturdido. Entonces hay que jugar. En la vida y en la música. En el escenario con Aline es como si estuviéramos en nuestra casa almorzando y haciendo música con lo que hay en la mesa. Todo eso es alegría.

En vivo. El show de Hermeto Pascoal será mañana a las 21.30 en el Teatro del Libertador (Vélez Sársfield 365). Las entradas anticipadas se consiguen en la boletería de la sala, de 9 a 14 y de 15 a 20, a los siguientes valores: $ 150 (platea), $120 (cazuela), $100 (tertulia) y $70 (paraíso).

Sumate a la conversación
Seguí leyendo