?>
Ocio

Iliana Calabró ya no baila, actúa

Va llegando gente al baile: Iliana Calabró estuvo dando vueltas por Carlos Paz buscando casa. Estará en la obra de Flor de la V y Emilio Disi. “Fue, por lejos, la propuesta más interesante”, asegura.

El verano, afortunadamente, está a la vuelta de la esquina. Mientras muchos hacen números y piensan a dónde irán a descansar (o a “descontrolarse”), otros se prueban el “mameluco” porque llegó la hora del laburo pesado. En eso anda la gente de la llamada “colonia artística” que aterriza cada verano en Villa Carlos Paz. Después de firmar el contrato con el productor que los traiga, lo primero que los artistas procuran es conseguir una linda casa donde pasar la temporada.

En esa tarea andaba Iliana Calabró semanas atrás cuando Día a Día se contactó con ella. La hija de Juan Carlos integrará el elenco de la comedia que encabezará Flor de la V y Emilio Disi, pasando todo el verano en la Villa. Así, la primera pregunta estaba cantada: ¿es muy pretenciosa a la hora de buscar un hogar? “No, nosotros somos muy sencillos. No necesitamos grandes lujos, aunque a veces te topás con cosas que te sorprenden porque acá hay casas que son maravillosas. Desde un confort alucinante hasta vistas soñadas”, dice hablando como una maestra jardinera en su primer día de clase.

Por más artista que sea, admite que ella también tiene que ver el presupuesto porque “la idea no es gastarse lo que uno va a ganar en la vivienda”. “En otras épocas nos dábamos ciertos gustos. Ahora sólo tiene que haber una parrilla para que el papá haga los asados, un lindo lugar para que yo me relaje porque es mucho el trabajo que hay, y para poder hacer vida en familia”, resume.

–Muchos productores se quejaron porque dicen que este año los precios de los alquileres están elevadísimos.
–Me parece que son un poco elevados. Creo que es un mercado que está explotando: me llamó la atención que hay muchas casas que se están armando para tener listas para la temporada. Te muestran la casa en periodo de desarrollo, en plena obra. Creo que tiene que ver con un mercado nuevo que es el alquiler por temporada. Para quien la elige como plaza de veraneo puede ser, pero para quien viene a trabajar, me parece que es un poco caro. Pero siempre se encuentra algo. Lo que pasa es que a veces se piensan que los artistas nos vamos con bolsas de plata y no es así. ¡Nos terminamos gastando todo en la ciudad! Entre el casino, las cenas de cada noche, la casa y los asados.

Buena onda con la Villa. “Me encanta Carlos Paz. Cada temporada que hice acá marcó un cambio radical en mi carrera y mi vida”, arrebata Iliana ni bien se le consulta sobre cómo prepara la vuelta. “Hace rato que tenía ganas de volver pero no tenía la propuesta artística que me convenciera. Acá estamos muy tranquilos todos, la familia. Nos sentimos felices al poder estar en contacto con la naturaleza. Mar del Plata es más bulliciosa, hay mucha más gente en todas partes, tenés que alejarte mucho para encontrar este recogimiento que ofrece la Villa. Otro poco es porque tengo muchos amigos acá que he cosechado a lo largo de los años que he venido con mis shows. Me siento muy cómoda, muy a gusto. Cuando yo digo Carlos Paz, en mi entorno, automáticamente se enganchan todos”.

Por el lado artístico, Ileana dice que tuvo seis ofertas de comedias, cuatro de ellas para Carlos Paz, pero que eligió esta que es “la más linda, lejos la más interesante”. “Poder compartir un rubro con quien ya es una figura querida, apoyada y seguida como Florencia de la V, junto a Emilio Disi que además va a ser el director, estar con estos dos grandes en esta vuelta mía a la comedia me parece que son palabras mayores. Y después todo el equipo de comediantes de primera línea como Gladys Florimonti, Alejandro Müller (Huevo), la belleza de Paola Miranda y Flopy Tesouro, y otras figuras más”. Iliana dice que le resultó atractivo que sea una comedia escrita “para el gusto de la plaza, no una comedia inglesa donde los nombres nos sean ajenos”. “Cuando hay artistas que conocen el gusto popular, encuentran el lenguaje que busca la gente para entretenerse, divertirse y reírse a más no poder”.

Estarán en el flamante Teatro Torre Melos, un espacio que inaugurarán ellos. “Eso siempre trae energía y buena onda. Para Florencia, más allá de estos mellizos que seguramente le han cambiado la vida, esta apertura es como su tercer hijo. Ahora se va a lucir como productora y empresaria”, analiza. Durante todo el mes de noviembre tendrán ensayos para la obra, que arrancaría a mediados de diciembre.

“El Bailando ahora es muy cruel”
Iliana vivió hace un par de años un pico mediático brutal, cuando estaba en todos lados explotando una nueva faceta de la mano de la pantalla de Marcelo Tinelli.

¿Cómo se sobrevive a una ola de sobreexposición mediática? “Lo difícil es pilotear la sobreexposición. Hay que pasarlo cuando uno tiene una familia, cuando se inventan cosas, se arman y se gestan por detrás de uno artimañas para transformar ese show en algo que sea comprable a diario. Después, cuando uno tiene espalda, el cariño de la gente viene solo y se mantiene. Creo que tiene que ver con personajes que reciben una explosión mediática y no están preparados para sostenerla artísticamente, y el caso de personajes como Carmen Barbieri, Flor de la V, Emilia Attías o mío propio, por ejemplo, que vienen con una formación que después trata de reinventarse en otros productos sin tanta exposición, pero altamente productivos y artísticamente hasta más positivos todavía”.

–¿Puede ser peligroso el juego de los mediáticos? A veces parece que la situación se les va de las manos y que van a terminar mal psicológicamente.
-No todo el mundo está preparado para pasar por estas circunstancias. Si vos me dirías hoy si estoy para volver al concurso, te digo que no. Hoy es más lo que tengo para perder que ganar por las condiciones que uno enfrentaría ahora, por el nivel que hoy está manejando de exposición y de vivencia que tiene el programa. En su momento fue lo mejor que me pasó y estoy convencida que no podría haber sido algo más lindo y maravilloso para mi carrera.

–El programa ahora se ha vuelto más cruel.
–Más cruel, pero yo no me siento con la fortaleza para estar acorde a esta circunstancia. Antes pude, con otras reglas de juego, con las de hoy la verdad que no podría, al menos del Bailando. En el Cantando manejan un jurado similar al que yo tuve con las características de gente muy profesional que maneja códigos.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo