?>
Ocio

27 años de cárcel por matar a su compañera

El policía Gustavo Baranosky fue encontrado culpable del homicidio de su compañera de guardia, Olga Meckler, agravado por uso de arma de fuego.

El policía Gustavo Baranosky, imputado por el asesinato de su compañera Olga Meckler, ocurrido en 2012 en un patrullero estacionado frente a la comisaría de la localidad de Elena, fue condenado ayer a 27 años de prisión al ser encontrado culpable del delito de homicidio agravado por uso de arma de fuego. Los fundamentos del fallo se conocerán recién el 25 de septiembre.

El veredicto fue leído en horas del mediodía por las juezas de la Cámara Primera del Crimen, Nora Sucaria, Virginia Emma y Lelia Manavella, quienes rechazaron el agravante de la alevosía, por lo que no hubo reclusión perpetua. La sala estuvo colmada por familiares del imputado y familiares de la víctima. 

“No hubo ningún por qué”

Antes de escuchar la sentencia, Baranosky declaró ante los familiares de Meckler y se dirigió especialmente al viudo de l a mujer policía, Germán Fenoglio, a quien le pidió disculpas: “A Fenoglio le digo que lo siento mucho lo sucedido, todos los sentimos, fue muy difícil. Espero que puedan encontrar el consuelo”. Luego, se dirigió al resto de los familiares de Meckler: “A sus hijas y hermanas les digo yo no les puedo decir el motivo, porque no hay motivo, (no hubo) ningún por qué. Quiero consuelo para ellos y para mi familia”.

“Ella Habló”

Germán Fenoglio, el viudo de Meckler, se mostró conforme con la decisión del tribunal, y reiteró ante la prensa que su esposa pude decir qué fue lo que había ocurrido antes de morir. “Mi señora siempre estuvo consciente y habló de lo que pasó”. “Tanto los peritos de Río Cuarto como de Córdoba determinaron que no fue un accidente. Yo estuve en la terapia intensiva de la Clínica del Sur 53 días. Imaginate todo ese tiempo, mi señora habló, estaba consciente”, subrayó.

Y añadió que reencontrarse con Baranosky en el juicio “fue muy difícil”. “Me preparé porque no es fácil estar frente a la persona que jaló el gatillo y terminó con la vida de mi señora”, reconoció.

Un contexto oscuro en Elena

Durante el juicio se ventiló el escandaloso contexto en el que trabajaba la policía Meckler: en la comisaría de Elena había maltrato machista, sospechosas salidas nocturnas y hasta imágenes de pedofilia en las computadoras.

Ella pudo declarar

Olga Meckler recibió un disparo en la cabeza el 14 de marzo del 2012, tras discutir con Baranosky, mientras estaba sentada en una camioneta policial.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo