?>
Ocio

Para salir del bajón, lo mejor es ¡NO CAER!

Te damos cinco tips para no caer en la depresión

¡Otra vez lo mismo!
Romper por un año la tradición no afectará nuestras relaciones familiares. Cambiar de casa, festejar con amigos o una de las fiestas en intimidad y la otra con la familia sin seguir el mismo molde de siempre puede generar cambios positivos. Incluso podemos cambiar el menú, la disposición de las mesas... ¡Todo cambio puede ser bueno!

¡Nada concluye al fin!
Ok, termina el año, pero no termina la vida. No intentes solucionar todo en una semana, mucho menos en un día. Si este año te quedaron muchos pendientes, no te amargues de más... lo que hasta ahora pudo esperar seguramente puede esperar unos días más.

¡A mí no me agarran más!
Si todos los años te pasa lo mismo y terminás haciéndote cargo de todo, es hora de cambiar. Tenés que “cantar primero”, avisá que no vas a ocuparte del 100% de todo, repartí trabajo... Si van a tu casa, a unos pediles que se encarguen de la entrada, otros del postre, otro de la bebida... aclarando que debe alcanzar para x cantidad de invitados... ¡Que no digan que no avisaste!

¡Sorpresas!
¡Para chicos y para grandes!... Los presentes son un momento esperado por todos, si este año la billetera no te alcanza hay que usar la creatividad. Organizar un amigo invisible, entre quienes van a la misma fiesta para que cada uno tenga su regalo, puede ser un alivio para todos.

¡Pensar en positivo!
Este año que termina no fue el mejor... vivimos muchos miedos, gripes, dengue, colapso financiero... Pero seguramente todos tenemos motivos para festejar. Conectate con tus deseos, sentí que el próximo puede ser un año mejor. Demostrá a tus seres queridos todo lo que sentís, no tenés que esperar hasta la noche buena. ¡Sé feliz! y contagiá tu felicidad al resto.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo